Cien municipios toledanos, incluidos en la declaración de Comarca de Emergencia Cinegética por daños causados por los conejos

Un total de cien municipios de la provincia de Toledo han sido incluidos en la prórroga de la declaración de Comarca de Emergencia Cinegética Temporal del conejo de monte en Castilla-La Mancha por la sobrepoblación de este animal y los daños que ocasionan en zonas de cultivos agrícolas.

El delegado provincial de Desarrollo Sostenible, Tomás Villarrubia, ha mantenido una reunión con el alcalde de Villafranca de los Caballeros, Julián Bolaños, para abordar este problema ya que Villafranca es uno de los municipios de la comarca de La Mancha más afectados por esta sobreabundancia de conejos.

Villarrubia ha señalado que el objetivo de la prórroga de esta norma hasta el 8 febrero de 2022 es “prevenir daños al sector agrícola respetando el equilibrio medioambiental y dotar de herramientas suficientes a los titulares de los cotos, cazadores y agricultores para una mayor efectividad en el control localizado de daños a determinados cultivos agrícolas”.

La continuidad de esta declaración cinegética que afecta a 295 municipios de la región obedece a que existen evidencias significativas de daños en cultivos agrícolas asociados a ubicaciones concretas donde las poblaciones de conejo encuentran condiciones favorables para su reproducción hasta niveles muy elevados en ausencia de depredadores y de una presión cinegética insuficiente (cauces secos de arroyos, lagunas desecadas, terraplenes de carreteras y líneas férreas…). Unos daños que llegan a ser importantes en cultivos leñosos en ausencia de prácticas agroambientales, como coberturas vegetales bajo arbolado o linderos con la que los conejos encontrarían alimentación suficiente para disuadir el daño a la viñedos, olivares, pistacho o almendros.

En este contexto, Villarrubia ha recordado que bajo el amparo de esta norma no se puede cazar conejos en todo el término municipal, sólo en zonas concretas donde hay daños y sobrepoblación, así como que es obligatorio comunicar a la Administración la zona donde se va a controlar los conejos y que exclusivamente está permitida esta actuación en cultivos afectados por daños por este animal bajo los métodos de captura condicionados a los distintos periodos contempladas en esta declaración.

Adopción de más medidas

Asimismo, Villarrubia ha trasladado al alcalde de Villafranca que “junto a esta norma, la Consejería de Desarrollo Sostenible está trabajando en un plan de acción en el que se van a abordar una serie de medidas que aseguren el equilibrio de la especie en el ecosistema mediante acciones conjuntas por parte de cazadores, agricultores, administración local y regional, además de la participación de otros grupos de interés”.

Este plan se centra en asegurar que la presión cinegética sea ecológicamente óptima con el conejo y con sus depredadores naturales y se refuerza con el impulso a la aplicación de buenas prácticas agrarias y protección de cultivos. Según señalaba el delegado provincial es “fundamental la colaboración de los agricultores para reducir el impacto de la sobreabundancia de conejo sobre sus propios cultivos mediante la incorporación de buenas prácticas agrarias, como pueden ser el mantenimiento de cubiertas vegetales bajo cultivos leñosos, linderos, islas de vegetación, protectores individuales, franjas sin cultivar, tanto en cultivos leñosos como en herbáceos, así como el mejor manejo de los barbechos y rastrojeras en el marco de la gestión cinegética y de la biodiversidad en el territorio”.

Por ello, el Plan incorporará también acciones divulgativas en colaboración con las organizaciones agrarias, asociaciones de cazadores, ayuntamientos, oficinas comarcales agrarias, y otros grupos de interés.

Asimismo, Villarrubia ha informado que desde la Consejería de Desarrollo Sostenible se ha instado por escrito a los distintos organismos competentes, desde las Confederaciones Hidrográficas del Júcar, Guadiana y Tajo, como a la Dirección General de Carreteras y a la empresa pública ADIF para que realicen las operaciones de control de daños en las zonas de su competencia con altas densidades con el fin de poder disminuir los daños producidos por esta especie.

Por último, Tomás Villarrubia ha recordado que también se cuenta con la orden de ayudas para la conservación del patrimonio cinegético que permite cofinanciar la protección de cultivos con mallas conejeras para cultivos herbáceos y protectores individuales para cultivos leñosos.

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 5 =