Los cebaderos de ovino de Castilla-La Mancha importan animales por la baja producción anual

De cara a las fechas navideñas

El cordero se prepara para el gran remate comercial del año y el pico de ventas de unas Navidades diferentes, donde la expectativa de consumo es posiblemente más alta que otros años, tras los confinamientos y los peores meses de la pandemia. La poca oferta sigue siendo la tónica en el mercado, y de ahí que las importaciones de lechales de Italia, Grecia y Francia se hayan adelantado y estén muy activas en este momento con entradas de unos 30.000-40.000 animales a la semana según fuentes del sector.

“La producción está llegando tarde. Los corderos están viniendo pequeños y no llegan a tiempo de Navidad muchos de ellos. Será para enero y febrero, cuando el consumo bajará bastante. Estamos inquietos porque tenemos que dar servicio a nuestros clientes y la producción es poca”, explica Manuel Mota, gerencia de OVIMANCHA.

Mota explicó en Castilla-La Mancha Media, que “desde OVIMANCHA se ceban 11.000 corderos para estas navidades y cerca de un 90% tienen como destino Cataluña”.  Añadió que “en Navidad el consumo nunca falla. Pensamos que hay pocas ovejas porque se están quitando ovejas por los altos costes de producción y porque nos han fallado bastante las parideras de septiembre”.

Respecto a los precios en el mercado, Mota afirma que “han venido para quedarse. Quizás no tan exagerado como estamos en este momento, pero si no es así, el ganadero no puede continuar. Pienso que los precios estarán asegurados, al menos hasta Navidad”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × uno =