Bombas de calor geotérmicas: una alternativa eficiente y medioambientalmente responsable

Las bombas de calor de geotermia son el sistema de climatización más eficiente existente en el mercado

geotermia

La geotermia se ha convertido en una gran alternativa que permite atender todas las necesidades térmicas de un inmueble de una manera eficaz aprovechando la energía del suelo.

¿Por qué? Básicamente, porque las bombas de calor de geotermia son el sistema de climatización más eficiente existente en el mercado.

La energía geotérmica es una fuente de energía inagotable y limpia que se extrae del interior de la tierra. Existen varios tipos de energía geotérmica, siendo la de baja temperatura la que se utiliza para dar calor, refrigeración y agua caliente sanitaria a los hogares, a través de un sistema de bombas de calor geotérmicas.

Un sistema de calefacción ecológico y eficiente

Uno de los mayores beneficios que tiene el sistema de calefacción de las bombas de calor geotérmicas es que es respetuoso con el medio ambiente, ya que al tratarse de una energía renovable el impacto medioambiental es menor.

Otro de sus aspectos más importantes es que su inversión se amortiza a medio plazo, resultando más económica y rentable que los sistemas de calefacción convencionales de gas o gasóil.

Además, España se ha sumado a la Unión Europea en su plan de promover la utilización de energías renovables en hogares y empresas, por lo que se convocan ayudas económicas para la instalación.

Las bombas de calor son equipos muy eficientes. La energía que generan es hasta cinco veces superior a la energía eléctrica que consumen. Además, con la tecnología inverter la bomba de calor se adaptará a la demanda de la vivienda en cada momento. Y en cuanto al mantenimiento es sencillo y muy fiable.

Las bombas de calor geotérmicas extraen la energía del subsuelo para la producción de calefacción en invierno, refrigeración en verano y agua caliente sanitaria todo el año. Esto es posible debido a que, a partir de los 15 metros de profundidad, el suelo se mantiene a una temperatura bastante estable durante todo el año, lo que permite que las bombas de calor geotérmicas hagan su trabajo de manera constante.

La instalación es sencilla y se divide en dos partes:

1.- La bomba de calor y los sistemas de emisión interiores del inmueble.

2.- El pozo geotérmico (el elemento que intercambia el calor del suelo).

Para la instalación horizontal se deben sacar fragmentos del terreno, poner los conductos y volver a tapar. Si la instalación es vertical, se introducirán dos tubos hasta la profundidad necesaria para satisfacer la demanda energética del inmueble.

Otra de las ventajas es la posibilidad de instalar este sistema en viviendas que no están conectadas a la red eléctrica, ya que funciona perfectamente con instalaciones de paneles fotovoltaicos conectados a una serie de baterías que almacenarán esta energía para abastecer a la vivienda en los momentos que no hay sol.

Además, hay calderas que se adaptan a todo tipo de inmuebles, incluso que funcionan con pellets, un tipo de biomasa que es uno de los combustibles más renovables ya que son ciclo de carbono neutro.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

cinco × cinco =