‘La otra cara de la manifestación’. Luis Fernando Villanueva, Pte. APROCA

Como todo el mundo conoce a estas alturas, para el próximo día 5 de junio hay organizada una manifestación en Madrid cuya convocatoria ha sido realizada por la Plataforma en defensa de la Pesca. Paralelamente, un movimiento de cazadores en las redes sociales estaba demandando la celebración de una manifestación, llegando a convocar otra marcha para el mismo día, convocatoria esta última que finalmente fue cancelada invitando a los cazadores que se habían posicionado a favor, a unirse a los pescadores en la plaza de Colón.

Desde la entidad que represento, Aproca, y desde la Oficina Nacional de la Caza de la que formo parte, siempre hemos participado en todos los grandes actos que los cazadores hemos impulsado. En 2008, con una labor sorda y después de muchos meses de trabajo, desarrollamos junto con la Real Federación Española de Caza, y Asaja el mayor movimiento reivindicativo del mundo rural que se haya celebrado jamás en Madrid, manifestación a la que también nos acompañaron nuestros compañeros pescadores. En aquel entonces, la ley “Narbona” de la que aún tenemos un ingrato recuerdo, nos movió en un frente común. De aquella afrenta la ministra tuvo que buscar empleo y a partir de entonces el sector cinegético empezó a ser escuchado y formar parte de los órganos de decisión estatal, donde hasta la fecha éramos invisibles.

Más recientemente, con las asociaciones de rehalas de toda España, fuimos capaces de que todo un Ministerio de Trabajo y Seguridad Social atendiera nuestras propuestas y reconociera la figura del rehalero mediante un escrito, diría que histórico, firmado por el propio Secretario de Estado, el cual permitiría que las rehalas no terminaran echando el cierre ante la presión de las inspecciones.

Ambos éxitos, con su diferencia de épocas y organizaciones que participaron, sin embargo tuvieron dos denominadores comunes: el primero LA PLANIFICACIÓN, el diseño de una estrategia, marcar un objetivo y esgrimir una serie de reivindicaciones dentro de una hoja de ruta. El segundo, EL DIÁLOGO CON LA(S) ADMINISTRACIÓN(ES) a las que se solicitó cambios de legislación, apoyo, valorización del sector, etc.

Como muchos de ustedes ya habrán deducido, el camino que quiero llevar es hacerles ver que ninguna de estas premisas se está cumpliendo en esta nueva convocatoria por parte de los cazadores. No hay reivindicaciones, no hay planificación ni hay marcada una estrategia con una administración, más que nada porque veinte días después no quedará nadie. Muy distinto es el trabajo de la Plataforma en defensa de la Pesca, cuya unión del sector, organización y estrategia marcada al más alto nivel político, no tengo duda, tendrá unas consecuencias positivas a corto plazo.

No hay duda que los tiempos han cambiado, que las redes sociales, para lo bueno y para lo malo, nos empujan sin tapujos hacia un cambio en las estrategias. Pero mi sensación es que de lo bueno y lo malo que estas RRSS tienen, nos estamos quedando sólo con lo malo, exportando lo que pensamos va a ser un modelo 15-M al mundo de la caza, pensando muchos de los nuevos gurus que serán los podemitas cinegéticos del futuro.

Y es un error porque nuestro enemigo no está aquí dentro como algunos quieren ver, está fuera, en administraciones ciegas y en una sociedad cada vez más sensiblera con todos los temas ambientales y animalistas, envalentonados por esos mismos de la puerta del Sol que ahora queremos imitar. A diferencia de ellos, nosotros nadamos contracorriente de la sociedad. Ellos llevaban el viento en la espalda avivados por el paro, la corrupción y el desdén político. Y solo, sólo con la unión de todos y cada uno de los cazadores y pescadores de este país, seremos respetados.

Por todo ello, los que representamos de una u otra manera al colectivo cinegético también estamos para aportar cierto grado de sensatez y volcar la experiencia de todo lo que hemos vivido en los últimos años, con nuestros errores, que han sido muchos, pero también con la confianza de saber el camino a seguir.

A estas alturas, hay varias cuestiones que quizás no han sido del todo aclaradas. La primera, más que evidente, por mucho que algunos interesados hayan querido vender otra idea, es que los cazadores acudimos a una MANIFESTACIÓN de PESCADORES, que realmente son quiénes tienen la autorización para realizar la convocatoria y quiénes van a acaparar un protagonismo merecido, máxime cuando, ellos sí, en este envite se la juegan a todo o nada. Nuestro caso es diferente como después analizaré. Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra y Seo Birdlife, vitoreados por el resto de sus compañeros de profesión (porque hoy día ser ecologista es una profesión), cuya labor de judicialización de nuestra actividad sigue siendo subvencionada por el Estado y las diferentes autonomías, le han dado la puntilla a la pesca en España.

Con esta reflexión podrá haber alguien que se pregunte… ¿y qué pintamos nosotros allí?. Pues es sencillo, apoyar a unos compañeros cuya situación no hay duda podemos vivir en breve y en algunos casos, como en algunas modalidades, la estamos viviendo.

La Plataforma en Defensa de la Pesca lleva un claro mensaje, la modificación del Real Decreto de Especies Exóticas Invasoras que desarrolla la Ley de Patrimonio Natural y la Biodiversidad. Si no es así decenas e incluso cientos de miles de pescadores tendrán que dejar la caña, amén de la cantidad de empleos que se perderán. Y ellos quieren centrar su manifestación en ese único objetivo. Es lógico que, en estos momentos, no quieran ver mezcladas sus reivindicaciones con nuestras decenas de problemas: galgos, rehalas, silvestrismo, el parany, media veda, reglamento de armas…

Es cierto que ese Real Decreto también afecta a nuestro arrui y por ende a nuestros compañeros de Murcia y Comunidad Valenciana (aunque la sentencia deja la puerta abierta a mantener la especie a donde estaba instalada la especie antes de 2007). En todo caso, apoyemos con toda nuestra fuerza a los pescadores con este objetivo común que también nos afecta, las especies exóticas invasoras. Si logramos cambiar el Real Decreto para la carpa, la trucha arco iris o el cangrejo rojo, no lo duden también se hará para el arrui.

Mientras tanto, dejémonos dentro del mundo de la caza de esta lucha interna de egos y de primeras filas, donde quién apoyó primero es el más grande, donde hay quién está más pendiente de qué día apoyó fulano para decir que fue veinte horas después que yo, o donde mengano sea cual sea el resultado de la manifestación estará contento, porque si hay poca gente dirá que no ha habido apoyos de las organizaciones y si hay muchos dirá que han sido ellos los revolucionarios.

Pero quizás todo este caos, no tengo duda, va a servir para que de una vez, podamos poner freno y raciocinio. Así, la ONC plantea la creación de una Gran Plataforma en Defensa del Medio Rural, donde ninguna cabeza destaque por encima de otra, donde unamos la fuerza y experiencia de todas las organizaciones y sectores que realmente sacamos adelante el campo en este país.

Esta plataforma, tendrá dos objetivos, el primero de ellos poder ser interlocutor ante las administraciones, hasta ahora descojonadas por nuestra atomización. El segundo, celebrar con el tiempo suficiente una gran manifestación en Madrid todos juntos donde, ahora sí, diseñemos una hoja de ruta adecuada.

¿Y el 5 de junio qué?. Pues es bastante sencillo, todos a Madrid, a apoyar a nuestros compañeros de la pesca, pero conscientes de que la batalla continuará pocos días después a través de la plataforma

Luis Fernando Villanueva

Presidente de Aproca España

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + diecinueve =