Eurodiputado de EQUO visita Cuenca para conocer problemática de macrogranjas porcinas

Florent Marcellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo desde 2014, y diputado desde 2016 con esta formación, hizo un repaso a la actualidad de las macrogranjas en la provincia en un café coloquio

El eurodiputado Florent Marcellesi ha visitado Cuenca para exponer la problemática de la proliferación de macrogranjas porcinas, no solo en esta provincia sino en toda Castilla-La Mancha.

El portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo desde 2014, y diputado desde 2016 con esta formación, hizo un repaso a la actualidad de las macrogranjas en la provincia en un café coloquio en el que participaron miembros de diferentes plataformas como Ecologistas en Acción Cuenca y la Plataforma No a la Macrogranja en Pozuelo y Argamasón, de Albacete.

La charla la abrió Daniel González, portavoz de “Pueblos Vivos Cuenca”, cuya intervención sirvió para contextualizar la situación real en la provincia exponiendo que en el último año las solicitudes de licencias de explotación para este tipo de granjas han aumentado hasta las 33, mientras que en años anteriores apenas era de 4 solicitudes.

Este incremento se debe, principalmente, a los planes de expansión de dos de las principales empresas del sector cárnico en nuestro país, Incarlopsa, con sede en Tarancon; y la catalana Vall Companys, apuntó.

Estas expansiones, unido a las ayudas por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que desde 2016 incluye el sector porcino de cebo como sector estratégico otorgando hasta 100.000 euros por puesto de trabajo creado, han sido los principales motivos por los que se ha producido esta “invasión de solicitudes de nuevas explotaciones”, lamentó.

Por su parte, Florent Marcellesi, expuso que el problema de las macrogranjas en la provincia no es un caso aislado, sino que es la tónica general a lo largo y ancho de la geografía española y que también se está comenzando a proliferar de manera sistemática por varios países europeos como Polonia y Alemania.

Esta industria cárnica “Low Cost”, como la define Florent, aparte de traer consigo “un impacto ambiental claramente perjudicial, también convierte a las zonas despobladas, como es el caso de Cuenca, en un blanco fácil para la instalación de estas explotaciones pues la resistencia a ellas es menos visible de lo que podría serlo en otras zonas geográficas”, afirmó.

Además de este impacto, el eurodiputado hizo hincapié en que estos proyectos son contraproducentes en la lucha contra la despoblación pues, según los estudios estas explotaciones destruyen cuatro veces más puestos de trabajo de los que crean, algo que, desde luego, no ayuda a fijar población real en las zonas deprimidas.

Otro de los principales puntos que se trató en el coloquio fue el peligro para la salud que supone el sobreconsumo de carne procedente de estas explotaciones.

Para finalizar Marcellesi no quiso olvidar el problema de sobreexplotación en este tipo de explotaciones que “normalmente suponen un atentado contra el bienestar de los animales”.

En definitiva, este coloquio, junto a la posterior visita al pueblo de Cañete para conocer el problema concreto de este caso, sirvió al eurodiputado para hacer una valoración sobre el terreno de la dimensión de este problema. La jornada puede ser considerada como punto de partida sobre el que trazar la hoja de ruta para llevar al Parlamento Europeo la problemática de las macrogranjas mediante diferentes herramientas parlamentarias.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − uno =