Page confía en que nuevo Gobierno apoye sus reivindicaciones sobre agua

Y ponga “punto y final” al cementerio nuclear

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mostrado su convencimiento de que el nuevo Gobierno de España “pondrá punto y final” al proyecto del cementerio nuclear de Villar de Cañas (Cuenca) porque el sitio elegido “es absurdo y peligroso”. Según sus propias palabras, se trata de una batalla “que tenemos que librar” y en la que –ha garantizado– tendrá “una coherencia absolutamente milimetrada”.

Durante el acto de entrega de los II Premios Regionales de Medio Ambiente, que ha tenido lugar en el Teatro Auditorio de Valdepeñas (Ciudad Real), García-Page ha asegurado que el recién estrenado Ejecutivo central “va a asumir la prioridad ambiental por encima de otras, y por encima de lo que han hecho otros gobiernos”.

El presidente castellano-manchego se ha mostrado partidario de tratar los residuos nucleares, pero no en el emplazamiento elegido de Villar de Cañas. Asimismo, ha recordado que uno de los grandes compromisos del nuevo Gobierno será poner “punto final” a la vida útil de las centrales nucleares, por lo que será evidente que habrá que gestionar menos residuos.

Igualmente, García-Page ha asegurado que su defensa de los intereses de Castilla-La Mancha afectará igualmente al `fracking’, por lo que ha mostrado su deseo de que se retire el recurso planteado contra la Ley aprobada en la comunidad autónoma en torno a este tipo de proyectos, y a la política de agua, un aspecto este último en el que trabajará “para que haya el mayor consenso posible”.

Agua

En este sentido, y tras reconocer que “no se trata de un asunto sencillo”, ha pedido no confundir conceptos, recordando que “no se trata de solidaridad”, puesto que el agua “no la damos, nos la quitan”, en referencia al trasvase Tajo-Segura.

No obstante, se ha mostrado esperanzado en que el componente ambiental y el cauce ecológico de los ríos “vaya pesando cada vez más” en la gestión del agua en España, y ha insistido en la necesidad de que se usen al máximo rendimiento las desalinizadoras, puesto que en estos meses de sequía “el Levante ha bebido y regado de la desalación”, una solución “que está al alcance la mano y que es infinitamente más razonable”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − 6 =