CCOO denuncia “fraude, abusos y precariedad laboral generalizados” en sector ajo

El sindicato emprende una campaña con el lema #AjosinfraudeCLM por la dignificación del empleo y de las condiciones laborales de las 3.000 personas, sobre todo mujeres, dedicadas a la manipulación del ajo en CLM

Comisiones Obreras (CCOO) ha denunciado este lunes “la generalización del fraude, los abusos y la precariedad laboral en el sector del ajo en Castilla-La Mancha” y ha lanzado la campaña #AjosinfraudeCLM para “dignificar” el empleo y las condiciones salariales y laborales de las más de 3.000 personas, sobre todo mujeres, que trabajan en el manipulado del ajo en la región.

“El ajo es un producto emblemático de Castilla-La Mancha y las empresas del sector pueden y deben competir en calidad e innovación, no en costes salariales, fraudes a la seguridad social, presión laboral y precariedad”, ha reclamado el secretario general de CCOO-Industria de CLM, Ángel León, en Cuenca, junto a las secretarias generales de CCOO en las provincias de Cuenca y Albacete, María José Mesas y Carmen Juste.

León ha detallado las múltiples y generalizadas irregularidades laborales que el sindicato ha detectado en el medio centenar de empresas y cooperativas que se dedican a la producción, almacenamiento, manipulado y comercialización del ajo y ha reclamado la implicación de patronales, gobierno regional e inspección de trabajo para “dignificar este sector”

“El ajo supone para Castilla-La Mancha una seña de identidad y un emblema de su producción agraria, en especial por la calidad y excelencia que lleva aparejada la Indicación Geográfica Protegida ‘Ajo Morado de Las Pedroñeras’, marchamo de autenticidad del que gozan desde 2001 los productores de esta variedad de ajo de más de 200 localidades ubicadas en las comarcas naturales de La Mancha, Mancha Alta, Mancha Baja, Manchuela y Centro”, explicó León.

Incluyendo todas las variedades del ajo, Castilla-La Mancha aporta el 57,7% de total la producción nacional, 156.570 Toneladas de un total de 270.949 en 2018, según los datos de avance de superficie y producción del Ministerio de Agricultura.

Por provincias, la de Albacete destina al cultivo del ajo 9.380 hectáreas y produce 93.800 toneladas; le siguen Ciudad Real, con 5.002 hectáreas y 35.014 Tm, y Cuenca, con 2.905 Ha y 23.491 Tm. A mayor distancia, Toledo (360 hectáreas, 3.600 Tm) y Guadalajara (95 ha., 665 Tm) también tienen zonas dedicadas a este producto.

Sin computar la recolección -que reclama en cada campaña el trabajo de hasta ocho o diez mil temporeros, en su mayor parte inmigrantes- el sector “mantiene miles de puestos de trabajo en las áreas rurales de las comarcas productoras de Albacete, Cuenca y Ciudad Real, con una destacada presencia la mujer, especialmente en el manipulado”, señaló María José Mesas

“Pero esta realidad esconde en el ámbito laboral una situación bien distinta por las condiciones del empleo. No es de recibo que un producto ligado a la calidad y excelencia lleve aparejadas condiciones de trabajo precario y de claro abuso empresarial”, explicó la secretaria general de CCOO en Cuenca

Según Mesas, “es generalizada la adscripción irregular de las trabajadoras al régimen especial agrario, cuando debieran estar en el régimen general. Hay una infradeclaración de las jornadas, con la consiguiente infracotización a la seguridad social.” Además, añade, “hay una excesiva contratación eventual en campañas coincidentes; sin disfrute de vacaciones, permisos ni licencias y se abonan salarios por debajo del convenio colectivo, provocando una competencia desleal entre las propias empresas. Y hay también excesos de jornada ordinaria sin retribuir.”

La secretaria general de CCOO en Cuenca ha recalcado así mismo que “la presión laboral es desmesurada, con unos ritmos de trabajo inadmisibles; con deficiencias graves en materia de salud laboral y prevención de riesgos; inexistencia de vigilancia de la salud e inaplicación de medida ninguna de conciliación laboral y familiar”.

Por su parte, Carmen Juste, secretaria general de CCOO en Albacete, ha emplazado a las  patronales, gobierno regional y a la inspección de trabajo “a llevar a cabo actuaciones que dignifiquen el empleo y que eviten fraude y los abusos hacia los más débiles, los trabajadores y trabajadoras”.

Estas medidas, ha incidido, “pasan por la incorporación de los trabajadores no agrarios al régimen general de la seguridad; la contratación regularizada en el empleo utilizando la figura del fijo o fijo discontinuo; la aplicación y cumplimiento del convenio colectivo estatal del sector de frutas y hortalizas; el cumplimiento de la ley de prevención de riesgos laborales y la promoción de medidas de conciliación de la vida familiar y laboral.”

Juste también ha animado a los propios trabajadores y trabajadoras a acudir al sindicato “para denunciar los abusos, pero también para organizarse y empezar a celebrar elecciones sindicales en sus empresas”.

“Hasta ahora, sólo hemos podido celebrar elecciones en la Cooperativa de Las Pedroñeras, va a hacer ahora un año. Hemos podido hablar y negociar con la dirección, reclamar y conseguir la normalización de los contratos no agrarios, el cumplimiento del convenio, el abono de los salarios establecidos…”, explicó Mesas

“No puede ser que las empresas que cumplen estén desventaja frente a las incumplidoras. Hay que atajar todos los fraudes, abusos e incumplimientos, hay que perseguirlos y sancionarlos de forma ejemplar para que resulte muy caro defraudar a la seguridad social y explotar a los trabajadores y a las trabajadoras”, recalcó finalmente León.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + dieciseis =