La ministra Ribera y el presidente Sánchez serían cómplices del mayor atentado contra patrimonio ambiental. Asociación de Municipios Ribereños

Con las lluvias que han azotado Levante, con toda el agua que quedaba por trasvasar de meses anteriores precisamente porque no les hace falta, ¿qué necesidad hay de aprobar por enésima vez el máximo volumen trasvasable?, se preguntan desde la Asociación de Municipios Ribereños. Mientras, en el Segura guardan 190 Hm3 embalsados de agua del Tajo a los que habría que sumar los más de 800 Hm3 de las balsas de riego.

“Comenzamos la semana con el cadáver del Mar Menor expuesto a la vista de todos los españoles y no ha hecho falta ni preguntarnos quién es el asesino”, explica iracundo el presidente de los ribereños, Francisco Pérez Torrecilla, recordando la noticia que recogía la Verdad de Murcia sobre el lamentable estado real de la laguna salada.

“Como marca el canon, ha vuelto a la escena, incluso antes de lo que podría indicar un mínimo decoro; y lo ha hecho para disparar de nuevo a su verdadero objetivo, un río Tajo que es patrimonio de españoles, portugueses y europeos, un río que se resiste a morir envenenado, expoliado y desamparado, pero cuyas muestras de agotamiento han llevado a movilizar incluso a la Justicia”, lamenta Pérez Torrecilla, que en caso de que la ministra ratificase lo aconsejado por los técnicos lamentaría estar en manos de “auténticos sinvergüenzas, terroristas medioambientales, cómplices del Gobierno de la Región de Murcia y súbditos del interés económico privado de cuatro aguatenientes”.

“Que valoren cuánto cuesta el destrozo del Tajo, del Mar Menor y de nuestra comarca, que eso ya está cuantificado en un estudio universitario, aunque no lo quieran ver; y que lo comparen para ver si merece la pena”, clama el también alcalde Sacedón.

Para mayor inri, coincide este nuevo trasvase máximo con las últimas noticias, en las que pomposamente se anunciaba haber denunciado más de tres mil hectáreas de regadío ilegal por parte de la CHS. Un anuncio que obviaba el importante detalle de las más de 70.000 hectáreas ilegales de regadío que fueron legalizadas a principios de los 90, a las que se le han ido sumando más y más a cada lustro.

“No extraña que sigan pidiendo agua, aunque llueva más en Murcia que en toda España, aunque no hayan sustraído todavía la de meses anteriores y guarden 190 Hm3 de agua del Tajo en sus embalses, aunque la desaladora de Torrevieja aporte ahora el doble del caudal de hace un año, aunque sus balsas privadas y opacas de riego rebosen; es la España más negra la avaricia pura, la de los codazos para aprovecharse de la situación… una vergüenza que sólo Europa podrá solucionar, quizás cuando ya sea tarde y cuatro sinvergüenzas hayan dilapidado la herencia de nuestros hijos, que nos mirarán con asco, pena y estupefacción preguntando qué le hicimos al Tajo y al Mar Menor”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + uno =