La Peña Equina Rocinante de Daimiel recrea la trilla tradicional

La jornada ha contado además con exposiciones, muestra de bailes tradicionales y una cata de aceite

Una tradición casi perdida en la memoria ha vuelto al presente gracias al Día de la Trilla que ha organizado este domingo a Peña Equina Rocinante en Daimiel (Ciudad Real). La introducción de la maquinaria agrícola en las tareas del campo hizo que esta práctica cayera en desuso, la cual consistía en la elaboración de una parva donde vertían el trigo, y con una trilla con un fondo de pedernales (piedras o lajas afiladas) tirada por tracción animal, la arrastraban para separar el grano de la caña, y al mismo tiempo triturar también la paja.

El presidente de la asociación, Luis Miguel Romero del Hombrebueno, reconocía que hacer este día abierto al público ha supuesto más trabajo, pero también “mucha más satisfacción”. Es por eso que este año han aumentado el número de actividades a disfrutar en el emplazamiento, contando con exposiciones de maquetas de carros de labranza y arreos, exhibición de carros, ablentadoras y tractores antiguos, un concurso para determinar a los tres mejores trilladores y a los tres mejores vestidos de gañán, además de la tradicional trilla, que ha sido amenizada por los bailes tradicionales de la Asociación Cultural Bolote.

Este año también han contado con un pregonero. Juan Vidal, profesor jubilado y exconcejal, reconocía haberse sentido “muy contento” por el homenaje, ya que sus orígenes y antecesores han estado siempre vinculados al entorno agrícola. Unas pinceladas de lo que suponía la trilla, la siega, las faenas agrarias “cuando el campo no está mecanizado y la agricultura en general en los años 50 y 60”, han formado el núcleo de su pregón a través de sus recuerdos de la infancia y de su familia. Unas palabras cargadas de emotividad y también de poesía, que han sido aplaudidas por los asistentes al pregón.

Entre ellos, el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, que ha transmitido sus felicitaciones a la peña equina “por organizar un año más la actividad, ya que se da a conocer un trabajo que ya está en desuso, pero que introduce a todos los participantes en lo que eran los trabajos de entonces”. Además, ha señalado que gracias a este tipo de propuestas, “se nos ofrece conocer y aprender del pasado, para vivir el presente y esperar un futuro mucho mejor”.

Los actos han continuado con una degustación de gachas y migas manchegas para todos los que allí se encontraban.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × tres =