Reflexiones sobre el Coronavirus. Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha

De la crisis  sanitaria, social  y económica que está provocando la pandemia del coronavirus, tenemos que aprender varias lecciones, que deberían ser la base de las políticas futuras en nuestra comunidad, nuestro país y, necesariamente, en todos los países.

La primera y fundamental es que hay que poner el CUIDADO DE LA VIDA en el centro de atención de todas las políticas. Esto significa poner el énfasis en todo lo que supone la atención individual y colectiva de los seres humanos y de las demás formas de vida del planeta, por encima de cualquier objetivo económico y político.

Para lograr ese objetivo hay que priorizar en los siguientes aspectos:

  • Dar prioridad a la atención sanitaria a todas las personas del mundo. Ya hemos visto como una infección en cualquier lugar del planeta, se puede trasladar en semanas, al resto de los lugares.
  • Aumentar el presupuesto de cada país y del conjunto de las naciones, a la sanidad pública, colaborando en la ayuda a los países más pobres, y destinando los medios humanos y materiales que sean necesarios, para erradicar las enfermedades ligadas a la pobreza.
  • Compartir los conocimientos científicos en la investigación de las enfermedades, reduciendo o eliminando las ventajas económicas a las patentes y compensando esa investigación con reconocimientos sociales y ayudas económicas futuras en el progreso de nuevas investigaciones.

La segunda consecuencia y relacionada con la anterior, es imprescindible CUIDAR Y MEJORAR LA SALUD AMBIENTAL DEL PLANETA. La contaminación del aire, del agua y del suelo, son la causa de millones de muertes cada año, y debilitan la salud de las personas, haciéndolas más vulnerables a las enfermedades.

En estos meses de expansión de la pandemia, hemos asistido a la mejora sensible de la calidad atmosférica y, paradójicamente, una menor incidencia en las personas afectadas de enfermedades crónicas y también una expansión de la fauna a lugares insólitos como pueblos y ciudades, con avistamientos de aves y mamíferos por naturalistas y aficionados, siendo previsible  un incremento en la supervivencia de las crías de la reciente primavera, al no verse alterados sus hábitats. Tenemos que conseguir la compatibilidad entre las actividades humanas y las demás formas de vida.

COMBATIR EL CAMBIO CLIMÁTICO, con el objetivo de mejorar la salud ambiental, debe convertirse en el objetivo prioritario de la acción política de todas las administraciones. Para lograrlo, debemos revertir las políticas de fomento del consumo de energía y de las actividades que lo provocan. Esta crisis nos demuestra que podemos y debemos acostumbrarnos a vivir con más austeridad,  si no queremos vernos abocados a situaciones cada vez más frecuentes, de fenómenos catastróficos de mayor alcance.

MEJORAR LA BIODIVERSIDAD y la conservación de los ecosistemas es imprescindible para disponer de aire y agua más limpios, lo que contribuirá, a su vez, en mejores condiciones de vida para la humanidad. Además, sabemos que la biodiversidad es la fuente de nuevos recursos para la investigación farmacéutica, que se están perdiendo con la destrucción actual de los ecosistemas naturales y la contaminación de los mismos.

Otra de las medidas imprescindibles es la LOCALIZACION DE  LA ECONOMIA: fomentar sistemas económicos de cercanía que, a la vez que permitan que la población pueda satisfacer sus necesidades, le dote de más independencia en situaciones de globalidad de las crisis. Obtener productos de primera necesidad en esta crisis, relativamente fáciles de fabricar, se ha convertido en una tarea colectiva, que demuestran la posibilidad  de orientar la actividad económica.

Todas estas medidas suponen, obviamente, un cambio profundo de MODELO DE SISTEMA, donde el crecimiento económico no sea el paradigma del desarrollo social. Como decía ayer el Papa, en su solitaria alocución desde el Vaticano,  “No nos hemos despertado ante guerras e injusticias del mundo, no hemos escuchado el grito de los pobres y de nuestro planeta, gravemente enfermo. Hemos continuado imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo… Estamos en un momento de elección, para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo necesario de lo que no lo es…Es animarse a motivar espacios donde TODOS PUEDAN SENTIRSE CONVOCADOS y permitir nuevas formas de HOSPITALIDAD,  DE FRATERNIDAD Y DE SOLIDARIDAD”.

Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − siete =