¿Y si no escampa? Alberto Marcilla López. Director Banca Rural Globalcaja

Esta pandemia nos ha crujido, y nos escuece la forma en que nos está obligando a aprender a vivir y morir, pero lo que escuece, sana y una de las lecciones aprendidas con la pandemia, es que debemos reescribir todos nuestros planes estratégicos, porque hemos descubierto, que el escenario pesimista, que todos metemos como relleno en nuestros planes estratégicos, es una broma comparado con lo que puede llegar a ser la realidad.

No paro de oír que ¿Cuándo va a pasar esto, cuando volverá la normalidad… Estamos esperando a que pase el nublo, pero… y si no escampa?

El agricultor sabe cuándo el nublo va para largo o cuando es solo un chubasco, y por eso estas nuevas exigencias que se están comunicando de cara a la nueva PAC, no le pillan de pie encima de un charco, sino que está acostumbrado a reinventarse una y mil veces, y hoy el sector agrario está modernizado y tiene una gran proyección, es mucho más competitivo, innovador, exportador, orientado a mercado, generador de riqueza, vertebrador del territorio y conservador del medio rural, que se ha tecnificado y ha aprendido a producir más con menos, a través de la incorporación de innovación tecnológica para poder alimentar a una población en constante crecimiento, con alimentos suficientes, sanos y seguros.

¿Entonces ya está todo hecho? Evidentemente no.

Hay que avanzar en ese camino de producir más con menos, para ser más sostenibles, teniendo en cuenta, que esto será posible, sólo si hay rentabilidad, para lo cual será necesario:

-Modernizar y dimensionar nuestras explotaciones.

-Un buen asesoramiento para poder percibir las ayudas que, por desgracia, suponen el 30% de los ingresos del agricultor.

-Ser eficiente en el manejo de la explotación, reduciendo costes, para lo que es necesario la incorporación de tecnología e innovación en nuestras explotaciones.

-Comercializar nuestro producto eligiendo a los mejores, garantizando la trazabilidad de nuestros productos. Tenemos que descubrir nuevos mercados, y no solo es una misión geográfica, sino conceptual. Nuevos envases, sabores, graduaciones, colores, canales…

-Tenemos que hablar bien de nosotros, para construir un relato positivo, que no espante a las nuevas incorporaciones.

Los cambios que hasta ahora se habían producido en décadas, ahora se producen en meses. La digitalización, la gestión masiva de datos y el empleo de tecnología y de inteligencia artificial van a permitir mejorar la eficiencia y la rentabilidad de los agricultores, a la vez que va a permitir que consigamos adaptarnos a los retos que nos plantea una nueva PAC y las preferencias de los consumidores.

El problema está en el coste de esta tecnología, que no es accesible para explotaciones con escasa dimensión y con una rentabilidad mermada, donde no cabe meter ni un céntimo más de gasto, y es un reto, implementar todo este Smart Agro, hacer que el agricultor lo entienda como una inversión y no como un gasto, hacerla accesible y democratizar la gestión de datos en todas nuestras explotaciones.

En fin, que los que mejor saben interpretar los nublos, son los agricultores y ganaderos, por lo que creo que son los mejor preparados para superar esta situación, y que esperar a que escampe, no es una opción.

Alberto Marcilla López. Director Banca Rural Globalcaja

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 8 =