300 agricultores se dedican al cultivo del azafrán en Castilla-La Mancha

Con alrededor de 120 hectáreas en esta campaña

El cultivo del azafrán en Castilla-La Mancha, que forma parte de la cultura y la historia de la región, está “muy vivo”, gracias a que es un producto vinculado a los mercados internacionales. Muestra de ello es que la mitad de la producción se destina al mercado exterior, principalmente Estados Unidos.

Así lo ha indicado el titular regional de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural este sábado durante su intervención este sábado en el programa radiofónico Agropopular de COPE, dirigido por César Lumbreras, que ha sido emitido en directo desde Madridejos (Toledo), en tres ubicaciones diferentes: un azafranal, una productora y el Museo del Azafrán, para conocer todo el proceso de este producto que cuenta con una denominación de origen, la del azafrán de La Mancha, la única existente de esta especia a nivel nacional.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha explicado que en Castilla-La Mancha se cuenta con 300 agricultores productores de azafrán, con un total de 120 hectáreas cultivadas y una producción que se estima entre los 600 y 700 kilos en esta campaña.

Desde la recogida en el campo de la flor, una a una con delicadeza para que no pierda su color que lo hace único, pasando por la monda a mano retirando los estambres, para después depositarlos en el cedazo de tela seda y situar este recipiente, sobre el brasero para su tueste. Este último proceso, puede tardar alrededor de 20 minutos y el azafrán pierde el 80 por ciento de su tamaño, estando listo para envasarlo. Su puesta en el mercado se realiza exclusivamente en envases con una cantidad neta no superior a 100 gramos, y nunca a granel, siendo un producto de calidad diferenciada que cuenta con una veintena de envasadores certificados en la región.

Un proceso que ha sido hoy mostrado por la familia Cabra Carrasco, que trabajan el cultivo del azafrán generación tras generación, a través de Zaffralia, empresa cuyo azafrán fue galardonado en la edición de 2019 de los Premios Gran Selección como el mejor azafrán de Castilla-La Mancha.

Ana, Cristina, Valentina y su madre Gregoria, entre otras personas, han participado en este programa, que ha contado además con la presencia del alcalde de la localidad, José Antonio Contreras y la directora general de Alimentación, Elena Escobar y el delegado provincial de Agricultura en Toledo, Jesús Fernández.

El 50 por ciento del azafrán con denominación, que se cultiva en 341 municipios de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, se destina a nivel nacional y la otra mitad, al mercado internacional, con un 40%, a EEUU principalmente, seguido de Canadá y Arabia Saudí, y en menor medida a países europeos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − cuatro =