¿Por qué acusamos a los buitres de ser “presuntos asesinos” de ganado?

Expertos internacionales en la ecología de los buitres y los cóndores analizan el conflicto socioambiental derivado de la percepción social de estas aves carroñeras como “supuestas asesinas” de ganado

Los buitres y los cóndores se encuentran entre las especies de aves más amenazadas del mundo debido a los impactos de las actividades humanas. Como aves necrófagas, los buitres siempre han proporcionado a los ganaderos y a la sociedad en general un servicio gratuito de enorme valor ecológico y sanitario, ya que su función es la de “limpiar” nuestros ecosistemas de animales muertos que, de otra manera, se convertirían en residuos y fuente de enfermedades. Sin embargo, esta antigua alianza se encuentra seriamente amenazada por las percepciones negativas hacia estas aves, ya que históricamente se ha culpado a algunas especies de matar ganado vivo y sano.

A pesar del limitado apoyo empírico para estas acusaciones, la percepción negativa hacia los buitres se asocia a un creciente conflicto que puede contribuir a poner en riesgo su conservación. Este conflicto ha incrementado a lo largo de los últimos años debido a la propagación viral de información parcial y sesgada, a través de malas interpretaciones y del mal uso generalizado del tema por parte de los medios de comunicación y en las redes sociales.

Por ello, 20 expertos internacionales en la ecología de los buitres y los cóndores, de 17 instituciones científicas diferentes, entre ellas el Grupo de Investigación en Gestión de Recursos Cinegéticos y Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM), han revisado el conflicto derivado de la percepción social de estas aves carroñeras como “supuestas asesinas” de ganado.

Las representaciones de buitres y cóndores atacando a personas fueron comunes hace un siglo, e incluso llegaron a ser parte de libros famosos. Actualmente, las “fake news” y las imágenes y vídeos sacados de contexto contribuyen a la percepción social negativa hacia los buitres en todo el mundo, llegando a ser contemplados como “aves asesinas de ganado”. En realidad, el número real de casos en los que se detecta la ingesta de un animal aún vivo por parte de los buitres, casos que siempre se asocian a animales no supervisados con un diagnóstico vital muy desfavorable, es extremadamente bajo, y los buitres nunca son identificados como la causa primaria de su muerte.

En esta revisión, los investigadores e investigadoras destacan que el hecho de magnificar los eventos poco frecuentes de ganado herido por buitres, a través de vídeos compartidos públicamente o de noticias sesgadas derivadas de una mala interpretación, impacta negativamente en los esfuerzos para la conservación de las poblaciones amenazadas de las aves carroñeras.

Por ello, alientan a la administración, a las agencias ambientales y a investigadores y profesionales de los diversos sectores implicados en el conflicto (veterinarios, ganaderos, periodísticas, etc.), a evaluar la confiabilidad, frecuencia y contexto de los informes y registros vinculados con la supuesta depredación por parte de los buitres, sopesando los resultados frente a las diversas y valiosas contribuciones de los buitres al medio ambiente, la salud y el bienestar humano.

Fake news sobre buitres

En esta ilustración los buitres nos hablan de su valioso papel en los ecosistemas, de que no han evolucionado precisamente para cazar, y de cómo las “fake news” y las malas interpretaciones pueden constituir una amenaza para su conservación. En España se estima que los buitres pueden eliminar hasta 200 toneladas de huesos y más de 8.300 toneladas de carne putrefacta cada año, lo que supone un ahorro de 1,5 millones de euros. Deshacerse artificialmente de estos residuos conllevaría la emisión de unas 77.000 toneladas métricas de dióxido de carbono a la atmósfera y un gasto para ganaderos, administraciones y compañías de seguros de más de 47 millones de euros anuales.

También ponen de manifiesto la necesidad de desarrollar campañas de concienzación y sensibilización ambiental en torno a este conflicto como una herramienta clave para la conservación de las aves necrófagas, así como mejores prácticas de manejo del ganado, incluyendo la aplicación de estrategias de disuasión no letales comúnmente disponibles, si fuera necesario. Este tipo de acciones se requieren con urgencia para potenciar una conservación más eficaz de los buitres en todo el mundo.

En la representación gráfica de la izquierda se muestran de forma simplificada las dos situaciones globales que pueden derivarse de una percepción negativa, fundamentada en noticias sesgadas y malas interpretaciones, y de una percepción positiva, basada en la evidencia científica y atendiendo a los beneficios que los buitres aportan a los ecosistemas y al ser humano. En el esquema de la derecha se muestran los escenarios potenciales derivados de la percepción social de los buitres en función de la disponibilidad y consideración de información socioecológica de carácter científico y su tratamiento.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 7 =