El mercado de los cereales “se toma un respiro a la espera de ir conociendo informaciones claves sobre la oferta y la demanda”

El técnico de APAG, Vicente Marqueta, realiza su análisis periódico

Vicente Marqueta, técnico de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos (APAG) Guadalajara ha realizado su análisis periódico de los cereales, destacando que “el mercado se toma un respiro a la espera de ir conociendo informaciones claves sobre la oferta y la demanda”.

Marqueta indica que en “estas dos semanas la volatilidad ha sido la tónica y costaba mucho trabajo fijar un precio entre compradores y vendedores. Como suele ser habitual, quién compra opina que el precio es alto y quien vende se resiste a bajar los precios. La mercancía de entrega inmediata se cotiza con fuerza y el diferido pierde algunos euros, justo al revés de lo que suele ser habitual en el mercado y el responsable es el transporte que escasea enormemente”.

Por el lado de la oferta la tensión en el mercado es “innegable”. “Si observamos los factores alcistas nos damos cuenta que el trigo ruso está cautivo por sus altos aranceles a la exportación impuestos por el gobierno de Putin, el trigo de calidad escasea en el mundo por la nefasta cosecha pasada de EE.UU y Canadá, la enorme inflación de la que todos somos víctimas, atemoriza al mercado, la fortaleza del dólar, moneda con la que se compra y vende materias primas, resta operatividad al trigo, la actual cosecha australiana de trigo está siendo castigada por el exceso de lluvias, las condiciones del trigo de Norteamérica no son las mejores pues entrará en parada invernal con escasas precipitaciones, la demanda de trigo esta imparable pues los grandes importadores de trigo (indonesia, Egipto,…) no pierden comba y pagan lo que haga falta, es decir, hay combustible para rato para los alcistas.

¿Y para el maíz? Yambién. El alto precio de la energía hace que los márgenes del maíz para etanol sean muy atractivos. Fuerte demanda sumado a los altos precios de los fertilizantes que restarán superficie a este cultivo en el mundo a favor de soja.

Marqueta señala que “dicho todo esto, la pregunta que todos nos hacemos es ¿Que tiene que ocurrir para que el mercado baje los precios? Pues que la economía pierda fuelle, que la demanda con China a la cabeza se relaje, que el COVID vuelva a confinar el consumo, que los fondos vendan y hagan caja y ese dinero invertido en materias primas se distribuya en otros sectores, por qué la oferta está cómo está: “hecha unos zorros”

El técnico de APAG finaliza afirmando que “nos queda confiar en que las próximas cosechas del mundo sean buenas y mientras tanto observar como la inflación devora los márgenes de agricultores y ganaderos”.

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =