Tres recetas de dulces manchegos tradicionales para Navidad

Castilla-La Mancha es un lugar con gran riqueza histórica y cultural, pero sobre todo gastronómica. Muestra de ello son su delicioso queso y la sopa castellana. Los postres y dulces destacan especialmente por su sabor y calidad. Mantecados, mazapán y rollos de vino hacen agua la boca de los más golosos. A continuación, te enseñamos cómo preparar estos dulces.

Mantecados manchegos

El origen de este dulce navideño de textura hojaldrada y recubierto de azúcar se remonta al siglo XVI. En la actualidad, tal es su popularidad que se puede comprar en cualquier municipio de la comunidad. Si deseas prepararlo en casa, necesitarás manteca de cerdo (bien fría), azúcar, harina de trigo y vino blanco.

Aromatiza al gusto con anís, ralladura de naranja o ralladura de limón. Mezcla todos los ingredientes hasta conseguir una masa consistente. A continuación, hornea hasta que los mantecados adopten un color ligeramente dorado, deja que se enfríen en una rejilla y ¡a comer!

Mazapán

El origen de este dulce se atribuye al Convento de San Lorenzo, en Toledo. La receta, elaborada por primera vez en el siglo XI, ha perdurado hasta nuestros días gracias a su sencillez y sabor. Pese a ser típicamente navideño en el resto de España, los castellanos lo consumen durante todo el año.

Para preparar mazapán, tan solo necesitas cuatro ingredientes: agua, azúcar, almendra pelada molida y clara de huevo. Une todos los ingredientes en una cacerola hasta obtener una masa uniforme y espesa. Deja enfriar aproximadamente 15 minutos, da forma a las figuritas de mazapán y hornéalas hasta que se doren.

Rollo de vino

Castilla-La Mancha dispone de 9 denominaciones de origen (DO) en vino. Así pues, no es de extrañar que esta bebida sea el ingrediente principal de uno de los dulces más consumidos durante todo el año en esta comunidad.

El rollo de vino, también conocido como rollete, es algo menos conocido que el mantecado o el mazapán, pero ello no hace que sea menos delicioso. Para cocinarlo, necesitarás harina de trigo, huevo, leche, aceite de oliva virgen extra, gaseosa de papel, vino blanco y ralladura de limón. Mezcla estos ingredientes, amasa en forma de rosquilla y fríe en abundante aceite. ¡Riquísimo!

Conclusión

No podemos concluir este artículo sin mencionar un postre manchego poco conocido, pero que bien merece la pena degustar: el arrope. Se trata de un dulce elaborado con frutas, como las que aparecen en opal fruits. Ello otorga un sabor dulce y sabroso que, además, otorga un chute de vitaminas.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

diecisiete + 9 =