ASAJA evalúa los daños causados al viñedo por las heladas en Castilla-La Mancha

En las provincias de Ciudad Real y Cuenca

La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) Ciudad Real y Cuenca están evaluando los daños causados por la helada del primero de mayo en ambas provincias.

Ciudad Real

En la provincia de Ciudad Real, según las primeras estimaciones, en términos municipales como, entre otros, Socuéllamos, Daimiel o la zona de Porzuna y en las comarcas de Campo de Calatrava y Campo de Montiel los daños pueden ser “considerables”, con parcelas muy afectadas, en especial, las ubicadas en hondonadas, donde las temperaturas más bajas rondaron los dos grados bajo cero, lo que puede originar una importante merma de cosecha.

Desde ASAJA Ciudad Real explican que las heladas de mayo causan graves daños a las viñas, pues se encuentran en una fase en la que las uvas ya han brotado, marchitándolas. Además, las plantas se encuentran en la primera formación de la hoja y estas heladas las dejan muy perjudicadas y con escaso margen de recuperación.

Los agricultores de la zona se muestran muy preocupados porque estas heladas se pueden repetir durante los próximos días, incrementando los daños ya provocados.

Cuenca

Y las bajas temperaturas registradas en la madrugada del lunes 1 de mayo han tenido consecuencias también para el viñedo de La Mancha conquense, principalmente en localidades como San Clemente, Las Mesas, El Pedernoso, Sisante o Belmonte, entre otros.

En concreto, en Las Mesas algunos agricultores hablaban de pérdidas en sus explotaciones de hasta un 80 por ciento en uva tinta. Lo mismo ocurre en Belmonte, donde los datos apuntan a pérdidas de hasta un 50% en viña de vaso.

En San Clemente también ha habido daños considerables, que habrá que cuantificar con el paso de los días, explican desde ASAJA Cuenca.

Otras localidades que también han sufrido el efecto de las heladas son Villamayor de Santiago, Zarza de Tajo, Villaescusa de Haro, Graja de Iniesta, Torrejoncillo del Rey o La Pesquera.

Otros cultivos como el cereal de invierno también pueden haberse visto afectados aunque habrá que esperar unos días para ver el impacto de las bajas temperaturas. “En una o dos semanas será cuando se puedan ver los efectos de la helada pero también ha pillado en un mal momento porque ahora es cuando se está creando la espiga”, señala el secretario general de ASAJA Cuenca, Manuel Torrero.

Por el momento desde ASAJA Cuenca no se tiene constancia de daños en el almendro aunque no se descarta que alguna zona se haya visto afectada.

Parte de seguros

Los técnicos del departamento de seguros de la organización agraria recomiendan a los agricultores afectados por estas heladas que den parte de los daños. Además, insisten en la importancia de asegurar las producciones ante heladas, pedriscos y otras inclemencias meteorológicas para garantizar una renta mínima de las cosechas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × tres =