ASAJA pide que se considere jóvenes agricultores hasta los 45 años

De cara a la solicitud de las ayudas de incorporación al campo

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ciudad Real ha remitido una carta a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural con una batería de propuestas para mejorar la Orden que regula las incorporaciones de jóvenes al campo y las mejoras en explotaciones agrarias. Seis puntos que desde la organización agraria consideran “fundamentales” para crear una estructura sólida y comprometida con el sector, de cara a la formulación de la siguiente Orden prevista para dentro de dos años. Con estas medidas también se persigue reducir la despoblación en el medio rural y facilitar el relevo generacional.

ASAJA solicita retrasar la edad, de los 41 a los 45 años, por la que el profesional se considera joven agricultor. Se debe tener en cuenta que la emancipación cada vez es más tardía, al igual que ocurre con las jubilaciones. Así, desde la organización entienden que ampliando la edad se posibilita una mayor incorporación.

Asimismo, la edad para la presentación de las ayudas a la incorporación es de 41 años no cumplidos a fecha de la realización de la solicitud de ayuda, algo que para ASAJA es un “requisito cuestionable” al excluirse a los que, habiendo nacido en el mismo año, ya han cumplido la edad. Por eso se propone que se tome como referencia el año natural completo para todos los jóvenes.

Para la organización es “fundamental” que se establezcan y respeten unos plazos fijados para las resoluciones y pagos de estos expedientes, evitando los retrasos, agilizando y simplificando los trámites. También lo es favorecer una mayor flexibilidad en posibles cambios de la orientación técnico-económica en los expedientes de incorporación. Por eso, se propone que los cambios se puedan realizar siempre que se encuadren dentro del mismo grupo productivo, para que no se desvirtúe mucho el plan empresarial, y siempre velando por que el proyecto sea viable.

De otro lado, ASAJA Ciudad Real apuesta por establecer unas cantidades máximas por ingresos derivados de la agricultura con las que, por debajo de ellas, los jóvenes no puedan ser considerados ya incorporados. Y es que en Castilla-La Mancha se entiende joven incorporado y, por tanto, sin posibilidad de acceder a las ayudas, a aquellos que hayan tenido ingresos por agricultura, tengan declaraciones de cosecha o hayan adquirido maquinaria a su nombre, con dos años de anterioridad a la tramitación.

Por último, se propone asignar puntos adicionales a aquellas personas con capacidades diferentes. De esta manera se favorecerá su inserción laboral y su desarrollo personal y profesional en el sector.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here