Piden firmeza en la defensa de agricultura sostenible en negociaciones europeas

Desde SEO/BirdLife y WWF al Ministerio de Agricultura

Las negociaciones sobre la futura Política Agrícola Común (PAC) entran en un semestre decisivo. Por un lado, Finlandia asume hasta diciembre la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea. Por otro, el nuevo Parlamento Europeo ha conformado ya sus comisiones permanentes y comienza su trabajo de seguimiento de los informes y Reglamentos de la PAC. Hay mucha negociación que hacer a nivel europeo, incluido el presupuesto para los próximos siete años de la UE, y mucho trabajo por delante a nivel nacional para preparar el Plan Estratégico de la PAC.

Desde SEO/BirdLife, Inés Jordana, responsable de Agricultura y Alimentación, recuerda que “la PAC se financia bajo el capítulo de presupuesto ‘Recursos Naturales y medio ambiente’ porque la ciudadanía europea apoya invertir dinero público para proteger y promover los bienes públicos. A su vez, es urgente la necesidad de hacer cumplir el principio ‘quien contamina, paga’, de forma que se haga un uso eficiente del dinero público”.

Por su parte, Celsa Peiteado, coordinadora de Política Agraria de WWF, añade: “pedimos una condicionalidad reforzada, que incluya la rotación de cultivos herbáceos, el mantenimiento de la cubierta vegetal en leñosos y un porcentaje del 10% de superficie de interés ecológico con gestión sin fitosanitarios. Además, solicitamos que un 50% del presupuesto se asocie a objetivos de medio ambiente y clima, para poder apoyar a agricultores y ganaderos en la Red Natura 2000 o a aquellos que con sus prácticas mantienen sistemas de alto valor natural, como las dehesas”.

Según ambas organizaciones, el diseño de objetivos ambientales debe seguir una lógica de intervención clara y, para verificar su cumplimiento, ir acompañados de información científica y un sistema de seguimiento y evaluación transparente y claro. Los sistemas de asesoramiento, incentivos y sanciones deben ser los apropiados para garantizar que se obtienen resultados. Además, la futura PAC deberá abandonar el reparto de ayudas basado en referencias históricas y eliminar las ayudas nocivas para la salud de las personas, la naturaleza o el bienestar animal. Además, señalan que “muchas de estas propuestas han sido a su vez defendidas por los eurodiputados de las Comisiones de Agricultura y Medio Ambiente en su posicionamiento sobre la reforma en curso”.

Para solventar todas estas carencias se espera la implicación activa de las administraciones ambientales en todo el proceso de negociación, aplicación y seguimiento de la PAC, de forma que el futuro Plan Estratégico integre correctamente herramientas clave como el nuevo Marco de Acción Prioritaria (MAP) de la Red Natura 2000 o los Planes de Cuenca de la Directiva Marco de Agua.

“Por las características y valores naturales de nuestra agricultura, esperamos que desde el Ministerio de Agricultura de España se mantenga con firmeza la necesidad de una PAC ambientalmente sostenible y se propongan alianzas con otros países europeos que puedan apoyar en este objetivo. Es quizás una de las últimas oportunidades que nos quedan para preservar los recursos naturales, base de la actividad agraria y, con ello, asegurar la producción de alimentos”, sostienen desde SEO/BirdLife y WWF.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − dieciseis =