Ovino y caprino de leche no salen de la crisis

Según un análisis de Unión de Uniones

A lo largo de lo que llevamos de 2019, los precios medios de la leche de oveja se están manteniendo estables más o menos en los bajos niveles de 2017 y 2018 y muy por debajo de los de años anteriores. Es una de las conclusiones que se extraen de los datos aportados por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) en su informe mensual del sector que corresponde al mes de mayo pasado y que ha sido analizado por Unión de Uniones. En el caso del caprino, que venía de unos años de ruina, el aumento se deja notar más, pero en ambos casos -cabra y oveja-, siguen estado por debajo de coste productivos.

Las siguientes conclusiones son la reducción en el número de ganaderos (3.695, es decir un 10,2 % menos que hace un año) y también en el volumen de leche producido, que en los cinco primeros meses de 2019 ha alcanzado los 233,2 millones de litros, es decir, un 5,2 % menos que en el mismo período del pasado año.

La evolución actual a la baja de la producción arranca desde el verano pasado; pero hasta 2017 las estadísticas dicen que se pasó de ordeñar en 2014 unos 396,3 millones de litros, a 517,2 en 2017, con un aumento del 31 % en sólo 3 años… y curiosamente con un censo de ovejas de ordeño muy similar, o incluso mejor.

De la practica estabilización de los precios medios junto con la reducción de la producción en los últimos meses, resulta una disminución de los ingresos de los ganaderos por la venta de la leche en su conjunto; ya que mientras que entre enero y mayo del pasado año el valor de la leche habría sido de unos 197,6 millones de euros; en este año sería de 189,2. En otras palabras, los ganaderos de ovino lácteo habrían ingresado 6,6 millones de euros menos.

Castilla-La Mancha

Para Castilla-La Mancha, aunque con unas cotizaciones por encima de la media nacional y oscilaciones algo más acusadas, la evolución habría sido muy parecida Se ha alcanzado en la región, una producción en los primeros 5 meses de 2018 de 71,6 millones de litros (un 4,7 % por debajo de la del pasado año en esos mismos meses), con la correspondiente reducción de ingresos de 2,5 millones de euros, para quedar en algo menos de 65,1 millones. En mayo entregaron leche de ovino 962 ganaderos de Castilla-La Mancha, o sea 91 menos que el 2018 en dicho mes.

¿Y la leche de cabra?

Tampoco los ganaderos de caprino de leche andan boyantes. Si bien es cierto que el precio medio de la leche de cabra ha experimentado desde el otoño pasado incrementos sustanciales, la verdad es que desde 2015 el nivel ha estado muy bajo y cualquier mejoría se aprecia de forma más evidente. En estos meses de 2019, hasta mayo (cuando se pagó a 0,678 €/litro), el precio se ha mantenido entre un 17 % y un 24,6 % más alto que en 2019, pero la verdad es que todavía siguen entre un 5% y un 8,4% más bajos que los que cobraban los ganaderos en 2014.

De la misma forma, la tendencia a aumentar la producción que venía observándose (se pasó de 341 millones de litros en 2014 a 480 en 2017, o sea, casi un 41 % más, según las estadísticas del FEGA) empezó a invertirse en el otoño pasado, de manera que 2018 cerró ya con un volumen de producción muy parecido a 2017 (481,5 millones) y en lo que llevamos de 2019 -hasta mayo- la producción (218,2 millones de litros) es un 4,1% menor que la de 2018 en idéntico período.

Gracias la subida de precios experimentada en el período más reciente (y al aumento muy importante de la producción en los años precedentes) el valor de la producción de leche de cabra ingresado por los ganaderos ha venido creciendo (aunque de forma irregular) entre los 263,3 millones de euros en 2014 y los 293,5 de 2018 e, igualmente, en los 5 primeros meses se aprecia un aumento de 15,8 millones de euros para alcanzar los 155,7 millones.

Señalamos como aclaración que estos valores en euros de la producción se obtienen, tanto para la leche de cabra como de oveja, por el sumatorio de los resultados de multiplicar las producciones mensuales por los precios medios mensuales que aporta el FEGA en sus informes.

El número de ganaderos que entregaron leche de cabra en mayo pasado fue de 5.229, que eran 426 menos que en mayo del 2018.

En el caso de Castilla-La Mancha la tendencia se alinea en general con la nacional. De enero a mayo de este año, se produjeron 36,7 millones de litros de leche de cabra (-5%) con un valor de la producción de 26 millones de euros (+10,8%)

Por debajo de costes

En todo caso y también igualmente para la leche de oveja y de cabra, aumentar los ingresos no significa necesariamente entrar en resultados positivos, ya que los precios están (hablamos de medias) claramente por debajo de los costes de producción y si las explotaciones subsisten (con la sangría de ganaderos de antes hemos señalado) es gracias a las ayudas a los ingresos complementarios que puedan venir de la venta de carne o lana o las ayudas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =