¿Qué herbicidas usar contra malas hierbas en viña y olivar?

No obstante, recomiendan laboreo o desbrozado frente a métodos químicos

El Boletín Fitosanitario de Avisos e Informaciones de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha informa en su último número sobre la gestión integrada de lucha contra malas hierbas, señalando que se antepondrán, siempre que sea posible, métodos culturales (laboreo o desbrozado) frente a métodos químicos.

En caso de ser necesario el uso de herbicidas, las materias activas a utilizar se seleccionarán siguiendo el criterio de elegir aquellas que proporcionen un control efectivo y que tengan el menor impacto posible para el medio ambiente, evitando perjudicar a enemigos naturales de plagas y a insectos beneficiosos como las abejas. Las aplicaciones se realizarán con el equipo y las condiciones adecuadas, siendo imprescindible seguir las indicaciones del producto, evitando días de lluvia y viento para evitar derivas de los productos fuera de las zonas a tratar.

La resistencia a los herbicidas es un fenómeno por el cual algunas especies de malas hierbas desarrollan tolerancias a ciertas materias activas, si no se controlan adecuadamente los biotipos resistentes se podrían propagar. De ahí la importancia en evitar el uso continuado del mismo herbicida o de herbicidas que tengan el mismo modo de acción. Se recomienda no tratar si no es imprescindible y utilizar medios mecánicos o culturales.

Clasificación de herbicidas en olivar y viña

Hay tres tipos de herbicidas:

-Persistentes: Se aplican al suelo para ser absorbidos por las raíces o coleóptilos de las hierbas en germinación. Suelen permanecer largo tiempo en el suelo, necesitan humedad para su actuación y han de aplicarse con el suelo desnudo. La aplicación de herbicidas persistentes o de su mezcla con foliares deberá hacerse, en su caso, cuando las plantas de cultivo tengan más de 4 años.

-Foliares: Han de ser aplicados sobre las partes verdes de las malas hierbas, pudiendo tener efecto sistémico o de contacto, por lo que su aplicación debe ser dirigida evitando mojar las partes verdes del cultivo a proteger. Deben ser empleados en invierno, de 4-6 semanas antes de la floración, o como complemento a un tratamiento con herbicidas residuales en primavera o verano.

-Mezcla de foliares y persistentes: Su aplicación debe ser dirigida contra las malas hierbas, necesitando humedad en el suelo. Su época de aplicación es al comienzo de la primavera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + nueve =