Intentan revalorizar lo que antaño podía denominarse ‘el oro blanco español’

Imagen de Fran Chuty Media en Pixabay

Esta semana, el 9 de abril, se ha celebrado el I Día Europeo de la Lana, con el objetivo de revalorizar este producto obtenido del ganado ovino.

Una gran cantidad de lana grasosa se exporta principalmente a China e India y luego se procesa en estos países para ser reexportada nuevamente en diferentes formas. En el país europeo de origen queda muy poca lana con fines textiles, ya que cada vez se tienen menos fregadoras y se requieren muchos transportes para completar todo el proceso.

Según las estimaciones de la Fundación EWE (European Wool Exchange), también hay un porcentaje importante (más del 10%) que simplemente se destruye, se quema o se dispersa en el medio ambiente. Por lo tanto, 15 millones de kilos de lana anuales podrían convertirse en prendas de vestir.

Por eso se ha decidido poner en marcha un Día Europeo de la Lana y se ha elegido el 9 de abril porque en muchos países coincide con la temporada de esquila.

La Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto (FEAGAS) se ha sumado a esta conmemoración con un vídeo sobre la lana en el que se habla de sus propiedades, sus usos y sobre productos o iniciativas que vinculan este material con las razas puras.

Indican que este día se ha puesto en marcha para reivindicar la importancia de este producto y dar a conocer sus múltiples usos, poniendo en valor lo que antaño podía denominarse “el oro blanco español”.

La lana es una fibra natural que se obtiene, principalmente, de las ovejas a través de un proceso denominado esquila. Tras su hilado, se ha utilizado desde tiempos inmemoriales para tejer prendas de vestir y otros artículos textiles, como alfombras o mantas.

Con la llegada de las fibras sintéticas, la lana fue perdiendo mercado e importancia, y lo que antaño se conocía como “el oro blanco español” fue quedando en un segundo plano, perdiendo valor y cotizando a bajo precio, lo que ha provocado que los ganaderos de ovino se hayan centrado más en la producción de carne y leche.

En España se producen cerca de 22.000 toneladas de lana que, básicamente, son exportadas “en sucio”. Sin embargo, este producto puede ser de gran utilidad hoy en día, pues es un material natural y sostenible que tiene muchas utilidades, además de presentar unas cualidades extraordinarias. Es 100% natural, biodegradable y renovable, además de cumplir la norma de las tres erres del uso circular de la materia: reducir, reutilizar y reciclar. Además, la lana es termorreguladora y no retiene olores. También presenta resistencia al fuego y repele el agua.

Aparte del uso textil, la lana puede utilizarse en sectores como el farmacéutico o el cosmético, en la construcción o como material para la producción de bioplástico.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − 15 =