¿Qué problemas ocasiona el uso de agua dura para riego?

Determina el mantenimiento de la instalación de riego y aumenta los costes de producción

Isidoro Rodríguez ha abordado en la web especializada miagronomo un tema muy interesante en la agricultura de regadío: la dureza del agua y si incidencia en el riego.

¿Qué es la dureza del agua?

Se entiende por agua dura aquella que contiene gran cantidad de minerales disueltos, generalmente en forma de iones divalentes de calcio (Ca2+) y magnesio (Mg2+). También pueden contribuir en la dureza otros cationes como el hierro (Fe2+) o aluminio (Al3+)

Se considera agua dura aquella que contiene más de 120 mg/l de carbonato cálcico (CaCO3) equivalentes, y se estima mediante esta fórmula:

Dureza = 2,50 x (mg/l de Ca++) + 4,116 x (mg/l de Mg++)

Las aguas duras proceden de manantiales subterráneos en los que se han disuelto una gran cantidad de sales, principalmente carbonatos de calcio y magnesio.

Problemas que ocasiona el uso de agua dura para riego

La utilización de aguas duras para riego ocasiona algunas dificultades importantes de manejo y costes añadidos:

-La precipitación de sales en la superficie de los equipos y conducciones de riego reduce el rendimiento, incrementan la necesidad de mantenimiento y por tanto aumentan los costes de producción. Generalmente la vida útil de la instalación de riego es menor si no se toman las medidas necesarias.

-Existe alto riesgo de obturaciones de los emisores de riego, bien por la precipitación de las sales en su interior o bien por la acumulación de partículas de mayor tamaño que proceden de precipitados desprendidos de otros puntos de la instalación. Bajo estas condiciones disminuye la uniformidad del riego y se produce una merma en la producción.

-Bloqueo de nutrientes que impiden su adsorción. Este bloqueo se produce ya en la red de riego y posteriormente en el suelo al asociarse los iones de calcio y magnesio contenidos en el agua con los iones de los fertilizantes, generando moléculas más complejas que la planta no puede adsorber.

-Pérdida de permeabilidad y compactación del suelo por la acumulación de precipitados que rellenan y cementan los huecos entre las partículas del sustrato. En los casos más graves afecta a la capacidad de retención de humedad y nutrientes en el suelo.

-La dureza del agua reduce también la eficiencia de los tratamientos fitosanitarios. Por un aparte se origina una disminución de la emulsionabilidad y dispersabilidad del líquido pulverizador, reduciendo la superficie de contacto con la planta. Y por otra parte se reduce la concentración del principio activo aplicado debido a la formación de sales insolubles en combinación con los iones disueltos en el agua.

¿Cómo se soluciona el problema del agua dura?

Eliminar los iones de Ca y Mg del agua de riego no es generalmente una solución viable debido al alto coste que conllevaría.

La solución más interesante y extendida es añadir al agua de riego; mediante equipos de fertirrigación, soluciones ácidas en cada riego y de forma continua hasta alcanzar un Ph entre 5,5 y 6,5. Estos valores aumentan de forma considerable la solubilidad de las sales, impidiendo su precipitación y manteniéndolas disponibles para la planta.

El ácido nítrico es probablemente el producto más utilizado, ya que una vez disociado en hidrógeno (H+) y nitratos (NO3-) sirve tanto para acidificar el medio como de fertilizante nitrogenado para la planta.

En ocasiones y dependiendo de las necesidades del cultivo y suelo, también se utilizan el ácido fosfórico y el ácido sulfúrico.

 

 

 

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

15 + 18 =