La ruina de la uva en Castilla-La Mancha. Unión de Uniones de Castilla-La Mancha

vendimia

A pesar de la regulación de la Ley de Cadena Alimentaria, ésta no es efectiva y el viticultor trabaja a pérdidas con la consiguiente desaparición del mismo.

Cada año desaparecen más hectáreas de viñedo y se observan más cierres de cooperativas.

Un año más Félix Solís y García Carrión se confabulan a la baja para mantener precios de ruina para el agricultor.

Mientras, el consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha asegura que será una campaña rentable para todos cuando los costes de producción rondan los 0,45€/kg, y se marca un precio de comercialización de 0,22€/kg, parece difícil que se alcance la rentabilidad.

Las palabras del consejero de Agricultura regional semanas atrás son vacías de criterio y no se alcanza a entender el objetivo de las mismas. Perder 0,23€/kg con una producción de 9.000kg/ha implica perder 2.000€/ha.

Y esta es la tercera cosecha consecutiva con estos precios.

¿Dónde está la Ley de la Cadena Alimentaria? ¿A quién de nuestro gobierno le interesa defender al sector agrario?

Es más, con cosechas de uva reducidas en Europa y en España, con el stock de vino más bajo de los últimos años, no cabe trabajar bajo coste de producción.

¡Elecciones en el campo ya! Estamos en manos de gente que no defiende al sector agrario. La falta de democracia en el campo, y el apesebramiento de las organizaciones agrarias, que tienen asignada la representatividad a dedo por la Consejería por una ley derogada y con certificados caducados, paralizan al sector.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7 − seis =