Unión de Uniones de Castilla-La Mancha se concentra ante la gestión del Gobierno regional con los fondos del Programa de Desarrollo Rural de la PAC

En Toledo

Unión de Uniones de Castilla-La Mancha, junto a la Plataforma en Defensa de la Agricultura y Ganadería Ecológica en Castilla-La Mancha, realizaban una concentración este fin de semana en Toledo que reunió a cerca de 200 agricultores y ganaderos de la región como crítica a la gestión del Gobierno de Emiliano García-Page con los fondos del Programa de Desarrollo Rural de la PAC.

El presidente de la Unión de Uniones de Castilla-La Mancha, Andrés García Vaquero, criticaba “el despilfarro” llevado a cabo con el dinero de los agricultores a través del Programa de Desarrollo Rural para la Política Agrícola Común, explicando que, según sus cálculos, “de una partida dotada con 1.500 millones de euros, han llegado en los últimos años únicamente 500 millones de euros (un 33% del total) a los agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha”.

El resto, otros 500 millones de euros, se han devuelto a Europa y el otro tercio, otros 500 millones de euros, se han gastado en GEACAM y otras empresas públicas. “Nosotros no criticamos que GEACAM lleve a cabo trabajos de extinción de incendios y otros de selvicultura, lo que pedimos es que no se haga con el dinero de agricultores y ganaderos”. “Nosotros solo queremos que el dinero para el desarrollo rural vaya al desarrollo rural… no es tan difícil”, añadió.

Diferencias con otras comunidades autónomas

Esta “nefasta gestión” es el resultado de que un joven de Castilla y León cuando se incorpora, le dan hasta 90.000 euros y en Castilla-La Mancha el límite es de 37.000. En la Comunidad vecina, en un Plan de Mejora un joven recibe hasta un 90% de su inversión, en Castilla-La Mancha solo hasta el 65%. “Y como este ejemplo, mil”, afirmaba el portavoz de la Plataforma de Agricultura y Ganadería Ecológica de Castilla-La Mancha, Anastasio Yébenes.

Plaga incontrolable de conejos

Otra razón que ha unido a estos agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha es el problema incontrolable de la plaga de conejos, desde hace años. Las pérdidas por la plaga de conejos en la región ascienden en los últimos años a más de 600 millones de euros. El pasado año, los conejos arrasaron un total de 77.854 hectáreas en Castilla-La Mancha, sólo de cereal, según datos de las aseguradoras.

A esto hay que añadir los miles de hectáreas que han echado a perder en vides, olivos, almendros y otros herbáceos. Afecta según el sindicato y la plataforma a 274 municipios de la Comunidad. “Por eso queremos que lo declaren plaga ya”, afirmaban.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

quince + 2 =