Merino (PP) denuncia “falso consenso” sobre la Ley de Caza

Y los perjuicios que generará al sector agrario en la región

La diputada regional y portavoz de Agricultura del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Lola Merino, ha denunciado que “el presidente regional, Emiliano García-Page, quiera engañar a los castellano-manchegos vendiendo un falso consenso en torno al anteproyecto de Ley de Caza de Castilla-La Mancha, cuando sabe que no cuenta con el apoyo de las organizaciones cinegéticas ni de los ecologistas, quienes ya han anunciado públicamente que no respaldan el texto por considerar que las modificaciones son insuficientes, tal y como ha manifestado la Plataforma ecologista contra la Ley de Caza”.

La diputada popular ha recordado que “ frente al falso consenso proclamado por el Gobierno de Page, lo cierto es que el proceso de modificación de la Ley de Caza comenzó a andar con mal pie, ya que se ignoró desde el principio y no se contó con la participación de los miembros del Consejo Regional de Caza ni del Consejo Regional de Medioambiente, a pesar de ser los máximos órganos consultivos en esta materia, sino que optaron por crear una nueva comisión con los miembros elegidos a su antojo, en la que los ecologistas, sus socios de gobierno, contaban con una máxima representación”.

Merino ha explicado que en la constitución de esta nueva comisión de trabajo, los socialistas dejaron de lado a sectores tan importantes en la actividad cinegética como son el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la  Guardia Civil, la Universidad a través del IREC (Instituto de Recursos Cinegéticos) o los  agricultores, implicados profundamente en la materia y a los que el gobierno de Page “ha ninguneado hasta la fecha”.

Tras meses de reuniones, “lo único en lo que están de acuerdo todas las partes de esa comisión es en que no hay acuerdo por lo que Page ha aprobado un texto que ni las asociaciones de cazadores ni los grupos ecologistas comparten”, ha indicado.

Lola Merino ha afirmado que este anteproyecto de Ley de Caza perjudica “gravemente” a los agricultores, ya que complica actividades básicas de la gestión de los cotos como son el control de daños de los predadores (zorros, urracas) y el control de daños a la agricultura causados principalmente por conejos y jabalíes, ya que el nuevo texto obliga a pedir un permiso cada vez que se produzca un daño, cuando antes los cotos que históricamente vienen sufriendo estos daños ya lo tienen aprobado en su  Plan Técnico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − 1 =