Toledo acoge la IV edición de la Feria del Dulce

Del 29 al 31 de marzo

La concejala de Turismo del Ayuntamiento de Toledo, Rosana Rodríguez, ha presentado la cuarta edición de la Feria del Dulce de Toledo que se celebrará del 29 al 31 de marzo en el Centro Cultural ‘San Marcos’, “un evento ya consolidado” que contará este año con diferentes novedades, como la participación en los talleres de las dos Escuelas Superiores de Hostelería, un rincón expendedor de café o visitas guiadas que concluirán con una degustación de dulces en la feria.

Rosana Rodríguez ha recordado que esta iniciativa nació durante el Año Gastronómico con el objetivo de rescatar la tradición milenaria de las esencias gastronómicas de los conventos y obradores de la ciudad, al mismo tiempo que ha destacado que después de tres ediciones, se trata de una cita afianzada dentro del programa de actuaciones del Ayuntamiento que “esperan las toledanas y los toledanos”.

En el ánimo permanente de innovación y mejora de estos programas, se han incorporado algunas novedades importantes para impulsar y dinamizar este evento gastronómico, que este año contará en sus talleres con la presencia de los profesores y alumnos de las dos Escuelas Superiores de Hostelería que ofrecerán sendas masterclass la tarde del viernes.

Además, por primera vez se llevará a cabo una degustación de café en la que “un maestro nos hará sentir diversos aromas y sabores de esta bebida que es la segunda más consumida en el mundo tras el agua y que combina perfectamente con los dulces”.

También se celebrarán dos talleres de elaboración de mazapán para los más pequeños el sábado y el domingo por la mañana, habrá una cata de miel el viernes por la tarde, y un maridaje de quesos la tarde del sábado. La participación en estas actividades, que se llevarán a cabo en la sacristía del centro cultural, se ordenará por orden de llegada.

La IV Feria del Dulce contará con más de veinte expositores de diferentes empresas de la capital y la provincia, entre pastelerías, obradores, chocolaterías, heladerías, licorerías y queserías, entre otros, además de los dulces elaborados por las monjas de cuatro conventos de Toledo como Santo Domingo ‘El Antiguo’, Santa Isabel de Los Reyes, las Comendadoras de Santiago o el convento de Jesús y María.

Una iniciativa que permite a estos conventos de clausura de la ciudad, ha dicho Rosana Rodríguez, ganar visibilidad y dar a conocer el trabajo delicatesen que desarrollan a lo largo de todo el año en sus obradores.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

veinte + diecisiete =