Bajos precios agrarios también dañan a una gran cantidad de especies

Denuncian desde Unión de Uniones con motivo del Día Mundial de la Biodiversidad

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, con motivo del Día Mundial de la Biodiversidad que se celebra este 22 de mayo, quiere poner el acento en las numerosas especies amenazadas por la dificultad de mantener ciertos cultivos ante las políticas de precios impuestos por la industria y la distribución.

Unión de Uniones quiere hacer un llamamiento para poner el foco de atención en la inestabilidad de los sectores menos intensivos y ligados al territorio. “Hablar desde la política del apoyo a una agricultura más verde, cuando con sus decisiones nos empujan a los productores hacia la intensificación, es pura hipocresía”.

La organización recuerda que el olivar tradicional representa alrededor del 90% de la superficie de este cultivo, convirtiéndose, según estudios de la ONG ambiental SEO / BirdLife sobre los olivares andaluces, en refugio de hasta 165 especies de aves, de 119 géneros diferentes y de un gran número de invertebrados, entre ellos los insectos polinizadores. Sin embargo, el olivar intensivo produce 5 veces más por hectárea, lo que en una tónica de precios bajos lo hace más atractivo en términos de rentabilidad.

Por otra parte, una situación similar se apunta para extensas zonas esteparias cuya fauna ha prosperado gracias a la existencia de cultivos herbáceos extensivos, para el papel que la ganadería extensiva ha llevado a cabo tradicionalmente en la limpieza preventiva de materia vegetal contra los incendios forestales y para otros cultivos como el viñedo que constituyen la única mancha verde refugio de especies silvestres en gran parte de la España semiárida.

La agricultura y ganadería extensivas ocupa millones de hectáreas en España que necesitan precios de mercado más elevados para que puedan ser rentable y, de igual forma, poder dar continuidad también al cobijo de las especies que lo habitan.

Unión de Uniones explica que las directrices comerciales de la UE y la ausencia de mecanismos correctores del reparto equilibrado del valor añadido de la cadena alimentaria conducen a una situación de precios bajos que incitan a abandonar los secanos y los cultivos y producciones extensivos y a buscar la rentabilidad a través de la intensificación.

“Son las grandes decisiones políticas inadecuadas, sobre todo, las que ponen en peligro la sostenibilidad del sector y su positiva contribución a la preservación del paisaje, el entorno y la biodiversidad” y apuntan: “ya la amenaza no viene sólo del cambio climático, sino también por la cabezonería de los humanos”.

Unión de Uniones subraya que los agricultores y ganaderos son conscientes de su doble protagonismo en la producción de alimentos sanos, de calidad y a precios razonables y en la gestión del espacio natural, pero, considera que ni lo uno ni lo otro es posible sin unas expectativas económicas dignas para esta profesión.

La organización, por último, se muestra muy crítica ante los “oídos sordos” de las Administraciones y los poderes públicos sobre esta problemática de bajos precios, así como por no buscar soluciones a problemas como los daños ocasionados por la sobrepoblación de determinada fauna a la agricultura y la ganadería o por planes de gestión de espacios protegidos que perjudican el mantenimiento de una actividad agraria que, precisamente, ha propiciado la aparición de sus valores naturales. “Una política ambiental que se haga en contra o de espaldas a los agricultores y ganaderos esta, de partida condenada al fracaso y no es eso, sino todo lo contrario, lo que queremos quienes vivimos y trabajamos en el campo”, concluyen.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco − uno =