ASAJA Cuenca destaca relevancia del sector porcino y pide respeto

Desde la organización lamentan la campaña de desprestigio contra este importante sector de la provincia

La sectorial del porcino de la organización agraria ASAJA Cuenca ha cifrado en unos 30 millones de euros la inversión que se está realizando en el sector en los últimos años con la generación de cerca de un centenar de puestos de trabajos directos además de los que se crean alrededor de la implantación de una explotación porcina.

Estos datos de empleo y riqueza contrastan con “las mentiras e informaciones manipuladas que se ofrecen desde plataformas y grupos contrarios al desarrollo del sector, cuyo único objetivo es desprestigiar la labor de los ganaderos y alarmar a la población”, han afirmado desde la organización.

Para la sectorial, “generar noticias falsas y sin fundamento como que el número de cerdos triplica la población de Cuenca es un paso más en la campaña de acoso a los ganaderos de porcino que este tipo de grupos está realizando. Se manipulan los datos intencionadamente con el único interés ofrecer una imagen negativa del sector”.

Desde la sectorial se pide responsabilidad a los que ofrecen este tipo de datos falsos y también a los medios de comunicación que los publican sin contrastar las cifras.

Recuerda la sectorial que según el informe sobre el último censo provisional del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la provincia de Cuenca se contabilizan 120.000 cerdos de cebo, “consideramos además que el hecho de que el número de ganado porcino aumente no es una noticia negativa porque significa que el sector crece y por lo tanto también crece la inversión y la creación de empleo. Lo que pedimos es que la información que se ajuste a la realidad y sobre todo que no difunda con una clara mala intención”.

Desde la sectorial se recuerda que la provincia de Cuenca ha tenido una gran tradición en ganadería porcina sobre todo en la zona de la Serranía Baja, donde desde hace décadas esta actividad ha permitido el mantenimiento de sus habitantes y ha frenado la despoblación.

La implantación de alrededor de medio centenar de nuevas granjas ha coincidido con el endurecimiento de la legislación que controla la instalación de este tipo de explotaciones ganaderas que deben cumplir una estricta normativa que garantiza el desarrollo de la actividad con el respecto al medio ambiente y al bienestar animal.

Los ganaderos, que apuestan por invertir en una granja, realizan un gran esfuerzo económico -que ronda los 400.000 euros- y que viene acompañado por una complicada tramitación burocrática que, en ocasiones, se prolonga durante varios meses hasta que los informes y permisos de distintas administraciones se completan.

Además, en los últimos meses estos ganaderos están viendo cómo por parte de algunos ayuntamientos se están aprobando ordenanzas municipales restrictivas que buscan la paralización de proyectos en marcha o la limitación de la actividad, en lo que la sectorial del porcino considera “un claro exceso de las competencias municipales y contra las que ha presentado alegaciones”.

Los ganaderos, en su mayoría jóvenes que quieren invertir y permanecer en sus pueblos como opción de futuro, están sometidos además a una “auténtica campaña de desprestigio por parte de grupos que supuestamente luchan por la supervivencia de sus pueblos y que no dudan en desinformar a la población y en mentir públicamente sin importarles el perjuicio que están haciendo a los ganaderos de porcino”.

Estos grupos además no ofrecen ningún tipo de alternativa ni propuesta para la generación de empleo y riqueza en los pueblos, más allá de intentar destruir un sector en auge.

Desde la sectorial de ASAJA Cuenca señalan que el problema de la despoblación se combate con generación de inversión y empleo y añaden que los ganaderos que promueven las granjas son vecinos de los municipios donde se instalan y son los primeros interesados en hacer compatible su actividad con la convivencia en los pueblos.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − uno =