¿Por qué en España a los mejores aceites de oliva les va peor que a los lampantes?

Análisis del sector de Unión de Uniones

El aceite de oliva virgen y el virgen extra han bajado a lo largo del mes de agosto, mientras que subieron los lampantes, reduciéndose el escaso diferencial de precios que ya había entre unos y otros

Un precio medio de 227,53 €/100 kg. del virgen extra para la semana del 26 de agosto al 1 de septiembre, es el dato que proporciona en último informe de seguimiento de precios del aceite publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que recoge Unión de Uniones. La cifra refleja un ligero incremento del 0,4% respecto a la semana anterior. A esta subida la acompañan mejoras en el resto de categorías, también de escasa cuantía. Así, el virgen se coloca en 209,28 €/100 kg. (+0,51% respecto a la anterior semana); el lampante en 201,39 €/100 kg. (+0,20%) y el refinado en 205,78 €/Kg. (+0,08%).

Estos magros incrementos no ocultan la negativa evolución general durante el mes de agosto, con caídas prácticamente semanales, de los mejores aceites Así, en agosto, el precio del virgen extra acabó el mes un 0,93% peor que lo empezó y el viren un 0,24% también por debajo. Sin embargo, el lampante subió a lo largo de agosto un 0,20% y el refinado un 2,06%.

Se mueven, además, en niveles muy por debajo del inicio de esta campaña (en el entorno de un -15,48% a un -17,14% según calidades) y de la media de las cuatro campañas anteriores para la misma semana (entre un 34,83% y un -37,55%), dejando aparte el aceite de orujo de oliva refinado.

Con respecto a las campañas anteriores, los recortes en precio para los virgen extra y virgen han sido entre uno y dos puntos y medio mayores que para el refinado.

Otros productores

El Ministerio ofrece información también sobre cotizaciones en otros países productores importantes, pero no tan actualizada. Para Grecia, se aportan datos de la semana 34 (del 19 al 25 de agosto). Es llamativo que, nuevamente, los mejores aceites tienen un comportamiento más desfavorable en España que los de categorías inferiores. Mientras el aceite griego virgen extra estaba un 12,08% por encima del español y el virgen también un 15,75% mejor; el lampante estaba en España un 9,44% mejor colocado que el griego. Además, aunque los aceites helenos también han perdido precio respecto a campañas anteriores (de un 4,2% a un j9,29% menos) las caídas no han sido tan importantes como las señaladas anteriormente en nuestro país.

En cuanto a Italia, los datos más recientes se refieren a la primera semana de agosto, cuando su virgen extra se situaba en los 442 €/100 kg., y los virgen en los 315 €/100 kg.

En Túnez, para la última de julio, el mercado se colocaba en 238 €/100 kg., para el virgen extra.

Como es habitual (y normal en todos los principales productores, menos en España), el diferencial entre el lampante (Italia, 159 €/100 kg., y Tunez 183 €/100 kg.) es mucho mayor que en España.

Problemas

En opinión de Unión de Uniones, realmente no existe justificación en el mercado para la mala situación de precios. Si bien es cierto, que se parte de una pasada cosecha abundante, también es verdad que coincidió con una corta producción mundial y los bajos precios en España no se han correspondido con los de otros países productores, como Italia, donde la cotización se ha mantenido bastante más alta. Prácticamente desde primeros de 2019, en España los precios han estado en todo momento más bajos también que en Túnez y en Grecia.

Las expectativas de una producción corta (incluso muy corta) en esta campaña que se avecina debería mover los precios hacia arriba y no está pasando, salvo este ligero repunte pasado, que confían confirme una tendencia.

La situación del mercado en el país puede deberse al dominio de posiciones especulativas propiciadas por las deficiencias en el funcionamiento de la cadena en el sector o al nerviosismo de una oferta que ha estado haciendo salidas apresuradas (o a ambas razones); pero en cualquier caso no debe ocultar que tenemos un problema estructural del mercado que tiene mucho que ver con la segmentación del consumo provocada por una falta de cultura en relación al aceite de oliva. Sólo así se explica la mínima diferencia entre los mejores aceites y los de inferior calidad.

En el mercado el referente de consumo y, en consecuencia, el que marca el precio, es el aceite refinado, que compite con otros aceites vegetales. Existe la errónea creencia generalizada en el consumidor de que el “refinado” (que es un aceite sometido a procesos químicos) es de mejor calidad que el “virgen” (que sin embargo es sólo zumo de aceituna); cuando es exactamente el contrario. Se debería intervenir desde los poderes públicos y la producción decididamente en mejorar esta estructura de consumo y valorizar el virgen extra, lo que repercutiría también en el modelo productivo.

Desde la Interprofesional del Aceite de Oliva se han recaudado en estas últimas campañas del orden de 7,5 millones de euros al año, y se piensan recaudar unos 7,8 millones de euros en los próximos cinco ejercicios. Este dinero, que procede en un 50 % del sector productor y que, se está gastando en un 80 % en campañas de promoción ¿Para qué y para quién está siendo útil?, preguntan desde Unión de Uniones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − 14 =