Los ribereños responden a Lucas Jiménez (SCRATS). Asociación de Municipios Ribereños

El presidente del SCRATS minimiza los daños del Trasvase y presume de que afecta a pocas personas, sin tener en cuenta que no solo se ve perjudicada la comarca ribereña, sino también municipios como Toledo, Aranjuez o Talavera. Obvia por completo el daño ambiental causado en el Tajo y en el Mar Menor, se desentiende de cualquier evidencia científica y es incapaz de descifrar el significado de la Directiva Marco del Agua. “Es un vergonzoso vestigio del pasado, la cabeza visible de los monstruos que nos han llevado a esta situación, inflando la burbuja insostenible del regadío sin atenerse a ninguna consecuencia, la historia les pondrá en su lugar”.

Resulta difícil para los ribereños contener la rabia y mantener la educación tras la enésima humillación perpetrada por los mismos abusones de siempre: el Sindicato de Regantes del Acueducto Tajo-Segura, el infame SCRATS. Solo la perspectiva de un futuro mejor les mantiene firmes en su lucha, sin violencia, firmes en los datos y apoyados en la ciencia.

Para su vicepresidente, Borja Castro, “es descorazonador tener que seguir desmintiendo las barbaridades que sueltan los miembros del sindicato, parece mentira que no sepa que el Trasvase afecta a un río entero, que nos conecta con Portugal, que es un río en cuya ribera viven fácilmente más de un millón de personas”. Pero, apostilla, “lo más grave no es si afecta a más o menos personas, porque todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida en su tierra, no solo ellos, seamos mil o un millón; lo más grave el inconcebible daño ecológico que la agroindustria ha hecho a este país, secando un río como el Tajo y envenenando la albufera del Mar Menor, cuyas imágenes de octubre le perseguirán toda la vida”.

Por su parte, la presidenta de la Asociación, María de los Ángeles Sierra, alcaldesa a su vez de Cañaveruelas, uno de los municipios afectados por la falta de agua, hierve ante las desafortunadas declaraciones, una vez más, de Lucas Jiménez. “Ningunear a nuestros municipios por ser pequeños es reírse de la España vaciada, de la Castilla humillada una y otra vez por mafiosos como él, que creen que pueden jugar con el patrimonio de todos los españoles para hacerse ricos”.

El vocal de los municipios ribereños ante la Mesa de Explotación del Trasvase, Francisco Pérez Torrecilla, advierte con datos de que nadie les amedrentará. “Si quiere informarse, en la web de los ribereños tiene el señor Jiménez un estudio universitario cuantificando los daños generados por su culpa en nuestra comarca, de paso se puede leer la sentencia del Tribunal Supremo, porque no ha entendido ni media”, explica en referencia a los caudales ecológicos del Tajo. “Están acostumbrados a mandar sobre el Tajo y se piensa que son ellos como siempre los que marcarán cuál es el caudal que debe llevar el río, se creen por encima de las leyes del hombre y de la naturaleza, pero eso se ha terminado”.

El estudio puede descargarse en la url http://ow.ly/RLYD50xZSms o accederse a él desde la portada de la web de la asociación, riberenos.es. En él, Enrique San Martín, de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UNED; Beatriz Larraz, de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UCLM; y Nuria Hernández-Mora, de la Fundación Nueva Cultura del Agua, desgranan las consecuencias de cuarenta años de trasvase sobre los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía, comparándola a su vez con la evolución de los ribereños del embalse de San Juan, en Madrid.

Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − cuatro =