Castilla-La Mancha apuesta por valor de la marca Dieta Mediterránea

Para llegar al consumidor y garantizar el futuro del sector vitivinícola

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha y presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Francisco Martínez Arroyo, ha destacado la importancia del “valor de marca” de la Dieta Mediterránea que pasa por “la cultura, la salud, la sostenibilidad y la calidad agroalimentaria ligada al territorio” y ha solicitado continuar con la promoción de los alimentos incluidos en la pirámide, como el vino, para que se llegue con esta marca única a los consumidores y se garantice así el futuro del sector.

De esta forma lo ha trasladado durante la clausura del primer Foro Cava, Dieta Mediterránea y Salud, organizado por la DO Cava y la Fundación Dieta Mediterránea que preside y que se ha desarrollado en el seno de la Barcelona Wine Week (BWW), donde se ha abordado la importancia del vino, sin el cual no se puede entender la “realidad territorial”, ni en Castilla-La Mancha, ni en Cataluña, donde en el cava tiene su epicentro.

Este foro se desarrolla tras el impulsado el año pasado sobre la importancia del consumo de pescado y, en él, expertos de diferentes sectores, han reflexionado sobre los aspectos beneficiosos del consumo moderado y responsable del cava en una dieta sana y saludable como es la Mediterránea.

Martínez Arroyo ha indicado que además del desarrollo de estas mesas de trabajo, en el mes de abril se celebrará el XIII Congreso de la Dieta Mediterránea, para los días 22 y 23 de abril, en el seno de ‘Alimentaria 2020’, siguiendo con esa misma estrategia marcada para este año de acercar a los consumidores los valores de la dieta y seguir los patrones de consumo de la misma, “que nos hace poder decir que en nuestro país disfrutamos de la mayor seguridad alimentaria del mundo”.

“Contamos -ha insistido- con la dieta más saludable y más sostenible del mundo”, según la OMS y la FAO, además de la que lleva consigo el componente cultural más relevante, al estar declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Y esa aproximación al consumidor hay que realizarla desde esta perspectiva que hace que tenga un valor de marca “único”, ha dicho.

Y “es esencial para el futuro”, ha recalcado, ya no solo por el factor económico, sino para que “se valore a las personas que se asientan en el territorio” como lo son los viticultores, y trasladar a los consumidores la importancia de la actividad que realizan y lo que tiene que ver con su forma de vida.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 11 =