El valor añadido de los vinos amparados en figuras de calidad

Denominaciones de Origen Protegida e Indicaciones Geográficas Protegidas

Que los vinos amparados a una figura de calidad (Denominación de Origen Protegida, Indicaciones Geográficas Protegidas, Pagos, etc.) tienen mejor venta y más valor añadido es una realidad, y así lo demuestran año a año las cifras de venta y comercialización.

Tanto a nivel nacional como internacional estos vinos son garantía de calidad, de un producto especial identificado con un lugar de origen determinado, unos factores naturales específicos y un medio geográfico particular.

En España hay 70 Denominaciones de Origen, de ellas, varias en Castilla-La Mancha (La Mancha; Manchuela; Almansa; Jumilla; Méntrida; Mondéjar; Uclés; Valdepeñas; Ribera del Júcar y varios Pagos.

Una DO establece las condiciones de producción y elaboración de sus vinos, conjugando factores naturales (suelo y clima) y factores humanos (saber hacer), para lograr que los vinos vinculados a su origen tengan la mayor calidad.

Para producir uva destinada a la elaboración de vino con DO, el viñedo tiene que estar en la zona geográfica delimitada y corresponder a las variedades de uva autorizadas por la denominación. Además, la DO establece también unos requisitos técnicos en lo que se refiere al sistema de producción, como son la densidad de plantación, el sistema de conducción, la poda, las prácticas culturales, la producción máxima por hectárea… Igualmente se fijan unos condicionantes técnicos para las bodegas inscritas. Cada denominación de origen se rige por una reglamentación particular, que es aprobada por la administración.

Javier González, director de la certificadora castellano-manchega OCE Global, señala que desde el inicio de su andadura han apostado claramente por los vinos de calidad dentro la región. Por ese motivo, y a través de la propia entidad, certifican Vinos DOP, Tierra de Castilla y Varietales a las principales bodegas y cooperativas de la región. “Es una realidad que los vinos de nuestra región son cada vez más apreciados tanto dentro como fuera de nuestros mercados. Por ese motivo decidimos hace tiempo apostar por el sector, incorporando a la empresa personal con dilatada experiencia que nos permitiese certificar con garantías las figuras de calidad que demandaban nuestros clientes. A día de hoy es un orgullo tener entre nuestros clientes  numerosas industrias cuyos caldos son referentes en el sector”,  apunta Javier González a www.agroclm.com.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − doce =