Aguilera (PSOE): “Hay un cambio absoluto de paradigma: ahora las medidas las tiene que poner en marcha cada Estado miembro en lo que se llamará Plan Estratégico Nacional (PEN) de Agricultura”

La eurodiputada socialista analiza la próxima Política Agraria Común (PAC)

Clara Aguilera, eurodiputada por el PSOE, y vicepresidenta de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo se ha referido a la próxima Política Agrícola Común (PAC) 2023-2027 en una entrevista de Red Asturiana de Desarrollo Rural. 

En primer lugar, Aguilera aclara que “aún no está terminado el debate: estamos en la fase final, el debate de los trílogos, que ha empezado en el mes de noviembre y espero que para la primavera pueda estar terminado. Recordar que es una reforma que entrará en vigor el 1 de enero de 2023 y que vamos a tener dos años con un período transitorio con la PAC actual”.

Añade que “hay un cambio absoluto de paradigma: ahora las medidas las tiene que poner en marcha cada Estado miembro en lo que se llamará Plan Estratégico Nacional (PEN) de Agricultura. Cada país desarrollará su PEN y ahí irán inmersos los dos programas, el primer y el segundo pilar. Ahora la relación y la determinación de qué agricultor beneficiario o qué ayudas hay dentro del primer pilar las decidirá el Estado. Va a haber una normativa europea común pero la adecuación la tendrá que hacer cada país de acuerdo a ésta en cuanto al primer pilar”.

Y el segundo cambio importante de carácter medioambiental es que el Green Deal (Pacto Verde) desaparece como tal y se incorpora a la renta básica, como se llama ahora, y se hace un nuevo modelo de ayudas mucho más potente. Se incrementa el carácter medioambiental de la condicionalidad de las ayudas, es decir, los agricultores tendrán que implicarse más en la lucha contra el cambio climático. Unas medidas serán de ámbito obligatorio para cobrar la renta básica, es decir, todas las ayudas que tendrán todos los agricultores beneficiarios del primer pilar, y otras voluntarias, que son los ecoesquemas. Serán medidas que pondrá en marcha cada Estado para algunos sectores donde se puedan hacer más medidas en el ámbito medioambiental a mayores. Y esto se asume a través de un contrato con el Estado, que evaluará, auditará y por eso el agricultor obtendrá una subvención mayor, y puede estar, si es lo que dice el Consejo, en el 20%, si es lo que dice el Parlamento, en el 30%, indica.

Clara Aguilera afirma en la entrevista que “las luchas van a venir más por las ayudas del primer pilar porque ahora mismo sus ayudas son muy diferentes por territorios. Por ejemplo, algunas zonas de Andalucía de olivar tienen una prima mucho más alta que un olivar de Castilla-La Mancha o Aragón. Se trata de hacer una nueva regionalización del sistema de ayudas directas, con regiones homogéneas. Ahora hay muchas regiones, unas 56, y quería dejarse en unas 14 ó 15. Esto no es un antojo político, sino que es de obligado cumplimiento: lo que se llama la convergencia interna de las ayudas”.

Apunta que “esto significa que las ayudas entre los perceptores de nuestro país tienen que ser homogéneas, es decir, tender a la igualdad. La idea es que, en 2027, final del marco, un agricultor de olivar, viva donde viva, tenga que tener el mismo tipo de ayuda de renta básica; otra cosa es que luego tenga un ecoesquema o una ayuda asociada de otro tipo. Pero la renta básica tiene que ser igual, y ahora esto no lo hay. Yo quiero que los agricultores que necesiten la ayuda se beneficien vivan donde vivan. Lo importante es que el agricultor que no tiene una renta de mercado tenga una ayuda y a veces hacemos un esquema pensando que nuestro universo es el acotado territorialmente por la comunidad. Si echamos las cuentas que ahora en la convergencia interna yo pierdo dinero y gana aquél, aquél ha ganado y yo he perdido”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × cinco =