Piden que la nueva PAC otorgue una ayuda especial a los ganaderos trashumantes

Desde UPA, ante una práctica ganadera con “innumerables beneficios para la sociedad”

La trashumancia es una práctica ancestral pero totalmente vigente y digna de protección. Es una de las principales conclusiones de la XII Jornada Nacional de Trashumancia que ha organizado la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos. El Parador de Gredos, en Navarredonda de Gredos (Ávila) ha acogido la cita dedicada a analizar los retos y las amenazas de este modelo productivo.

El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha explicado que su organización trabaja para defender los modelos productivos que son sostenibles por naturaleza: “y la trashumancia es uno de los mejores ejemplos de ello”. En relación con una de las amenazas de este modelo ganadero, la expansión del lobo, ha hecho referencia al compromiso logrado con el Ministerio para la Transición Ecológica de elaborar un plan de gestión del lobo contando con los ganaderos. “Nosotros estamos dispuestos a dialogar para que se nos tenga en cuenta no para que nos den hechos consumados”, ha explicado.

La trashumancia es una práctica milenaria de producción ganadera que conjuga a la perfección la producción de alimentos de la máxima calidad, el bienestar animal y la mejora del medio ambiente. Los rebaños trashumantes evitan incendios forestales, transportan semillas y fertilizan la tierra de forma natural. La ganadería trashumancia genera economía en las zonas rurales y lucha contra el despoblamiento. Aporta, por lo tanto, innumerables beneficios a la sociedad que justifican su protección y cuidado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + seis =