Piden más control contra prácticas irregulares en la nueva Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha

Desde ASAJA

Vino tinto granel

Si la Ley no contempla el control y la trazabilidad, de nada servirá tener una Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha. Así se ha pronunciado la Sectorial Vitivinícola de ASAJA Castilla-La Mancha, después de analizar el último proyecto de la Ley que se aprobó en Consejo de Gobierno el 25 de mayo para su posterior tramitación y aprobación en las Cortes, prevista para el día 28 de julio.

La Sectorial, reunida en Tomelloso (Ciudad Real) ha criticado que la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural no ha tenido en cuenta ni una sola de las alegaciones que presentó para su elaboración. Igualmente, ha explicado que el último proyecto de ley dista mucho del primero, y se ha terminado con las buenas intenciones que trasmitían desde la propia Consejería.

Ahora, y hasta el próximo 22 de junio, se abre el periodo de presentación de enmiendas por parte de los grupos políticos parlamentarios, por lo que ASAJA CLM va a solicitar una reunión a sus representantes para poder tratar este asunto. La organización trasladará así sus propuestas para las enmiendas con el único objetivo de defender los intereses del sector productor, el único eslabón que asume las consecuencias del desequilibrio de la cadena agroalimentaria.

ASAJA CLM ha pedido más determinación a la hora de hablar de cualquier tipo de control en el sector: desde evitar que entre en el circuito de comercialización vino elaborado con subproductos o alcoholes de origen no vínico hasta vigilar los movimientos de las producciones entre las diferentes comunidades autónomas.

Igualmente, ha señalado que el control debe extenderse a todas las producciones, amparadas o no en figuras de calidad, así como los rendimientos de la uva en porcentaje de vino que, en algunos casos no corresponde con la realidad de la producción de la uva de ciertas varietales. También ha pedido control en las certificadoras y en las bodegas y cooperativas, fundamentalmente, en lo que se refiere a las declaraciones de cosecha y la entrada de uva, de manera que se cumplan protocolos de trazabilidad en todos los procesos de producción, elaboración y comercialización.

El control es tan importante como el régimen sancionador, ha explicado la organización agraria, ya que el fin último es evitar prácticas irregulares o la reiteración del fraude por parte de algunos operadores del sector. En este sentido, ha exigido que las sanciones vayan acompañadas del cierre de instalaciones para que las empresas no puedan cambiar de nombre y seguir cometiendo fraudes.

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

tres × 4 =