“Si vienes, hueles”: próximo slogan de Fitur para Cuenca como siga la evolución actual del sector porcino. Pueblos Vivos Cuenca

Al ritmo actual, la provincia de Cuenca soportará en breve más de 1.250.000 cerdos hacinados en macrogranjas instaladas en pueblos en los que esta industria contaminante perjudica al resto de economías del medio rural, como es el turismo de naturaleza y, por supuesto, atenta contra el medioambiente.

Por ello, y aprovechando la Feria Internacional de Turismo, FITUR, en la que este domingo será el día dedicado a Cuenca en el stand de Castilla-La Mancha, Pueblos Vivos Cuenca, que integra a más de una veintena de movimientos vecinales contrarios a las macrogranjas, ha lanzado una campaña en redes sociales con el lema “Si vienes, hueles” para llamar la atención sobre los valiosísimos recursos naturales y monumentales de los pueblos que se verían perjudicados junto con el turismo que generan, si proliferaran los proyectos de explotaciones industriales ganaderas.

Actualmente, la industria porcina ya tiene alrededor de medio millón de cerdos en Cuenca y, con las proyecciones previstas y los proyectos en tramitación, en pocos años más se superará el millón. De cumplirse los plazos de expansión de las principales industrias cárnicas asentadas en la provincia, en 7 u 8 años llegaríamos a dos millones de cerdos.

Los pueblos donde se han proyectado nuevas macrogranjas de cerdos son Iniesta, Vellisca, Priego, Almendros, Tarancón, Saelices, Villarta, Cardenete, Almonacid del Marquesado, Yémeda, Mira, Villamayor de Santiago, Cañete, Carboneras de Guadazaón, Mota del Cuevo, Montalbanejo, Belinchón, Manzaneruela, Villanueva de la Jara, Zarzuela, Villar de Cañas y Villar de Domingo García. Además, en San Clemente, se ha proyectado una macrogranja para 1.300.000 pollos, la más grande de España.

Desde hace más de una década, los diferentes gobiernos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha han favorecido la proliferación de macrogranjas porcinas, y más recientemente también avícolas, un tipo de industria perjudicial para el territorio por el gran consumo de agua y por el grave impacto que los residuos de estas granjas, los purines, causan en las tierras agrícolas, acuíferos y entornos naturales, al filtrarse los nitratos de forma masiva, además de los pestilentes olores que generan.

Desde Pueblos Vivos Cuenca apostamos por un desarrollo rural basado en actividades que no pongan en riesgo los recursos naturales, muy especialmente el agua, muy demandada en este tipo de proyectos industriales llegando a suponer una cantidad al año parecida a lo que se trasvasa del Tajo al Segura regularmente (de 7 a 8 hectómetros cúbicos), los recursos turísticos, la salud pública y del planeta. El metano producido por estas explotaciones tiene 25 veces mayor efecto invernadero que el dióxido de carbono.

Pueblos Vivos Cuenca

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 3 =