Ministerio de Agricultura argumenta escasez de fondos para ayudas al sector del vino

En una reunión con representantes del sector

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha advertido de que la disponibilidad de fondos para financiar nuevas ayudas al sector del vino es reducida, ya que una parte de las solicitudes de apoyo presentadas el pasado año tendrán que financiarse con el presupuesto de 2021.

Así lo ha explicado el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, en un encuentro que ha mantenido con las comunidades autónomas para analizar la situación del sector vitivinícola español.

Miranda ha recordado que el pasado año a través del Programa de Apoyo al Sector de Vino (Pasve) se destinaron más de 91 millones de euros a medidas de crisis dirigidas a contrarrestar la caída sufrida por el desplome de la hostelería como consecuencia de la pandemia.

Sin embargo, el Pasve es un instrumento centrado también en ayudar a la promoción del vino, la reestructuración y reconversión de viñedos y a las inversiones en bodega, por lo que “muchas solicitudes” presentadas en 2020 en estos ámbitos “tienen que financiarse con fondos del actual ejercicio 2021”.

“Esta situación limita las disponibilidades presupuestarias para eventuales medidas excepcionales, puesto que la Comisión Europea no ha dispuesto fondos adicionales con esta finalidad”, han destacado en un comunicado los responsables de Agricultura.

Miranda ha detallado en su encuentro con las comunidades autónomas que Bruselas permite “prorrogar las flexibilidades” ya aplicadas el último año por la covid-19 en el marco del Pasve, lo que en la práctica da luz verde a “medidas excepcionales de gestión de crisis” como ayudas a la destilación o al almacenamiento privado.

Estos apoyos, no obstante, correrían a cargo de “los fondos de 2021”, de los que debe salir también una parte de las ayudas pedidas durante el anterior ejercicio.

El secretario general de Agricultura ha resaltado que entre los más afectados se encuentran los vinos con Denominación de Origen (DOP) e Indicación Geográfica Protegida (IGP), cuyas ventas están muy vinculadas a los bares y restaurantes.

Durante la reunión, Gobierno y comunidades han estudiado la posibilidad de adoptar medidas “que permitan reducir la oferta de vino y mosto; en la actual campaña hay disponibilidad de 82,5 millones de hectolitros, a lo que se suma una producción estimada de unos 45,8 millones de hectolitros.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + 16 =