Los pobres jóvenes agricultores de Castilla La Mancha. Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha

Los jóvenes agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha ven cómo su región les desfavorece frente a regiones vecinas.

Se encuentran casos donde después de tomar la decisión de crear una empresa agraria en la región, ésta debe abandonarse por retrasos en los pagos de la Administración y falta de apoyos.

Los agricultores y ganaderos, cuando se incorporan a la actividad agraria, tienen la posibilidad de solicitar una ayuda para iniciarla: 90.000 € a fondo perdido, y hasta el 90% de la inversión realizada. Además, la convocatoria de esta línea tiene carácter anual y existe agilidad en el pago, tanto del dinero a fondo perdido, como el de la financiación a la inversión.

Pero, esto no ocurre en Castilla-La Mancha, en esta región el tope del importe del fondo perdido es de 40.000 €, y la ayuda máxima a la inversión es del 65%, y no siempre. Solo es así si se cumple una serie de requisitos, como por ejemplo ciertas circunstancias personales u orográficas. Peor aún, en esta región pueden pasar varios años sin que se abra esta línea, hasta tres años, con la incertidumbre que supone para el joven que quiera crear una empresa agraria y por tanto fijar población en la España vaciada. Siendo el sector agropecuario exigente de una alta inversión inicial y de muy baja rentabilidad, hace que el número de incorporaciones de jóvenes no sea capaz de alcanzar la tasa de reposición de activos, y mucho menos de evitar el envejecimiento de la media de sus miembros.

Según exige la Unión de campesinos de Castilla-La Mancha “O se ayuda de manera más generosa y con carácter anual a aquellos jóvenes que desean ser agricultores y ganaderos o veremos cómo desaparecen los campesinos de la región. Es por todo esto que la línea de ayudas a la incorporación de jóvenes agricultores y ganaderos debe tener carácter anual, que los importes de la cantidad asignada a fondo perdido deben ser homólogos a las comunidades que aportan esos 90.000 €, la parte financiada debe ascender en todos los casos al 90% de la inversión y que el período de tiempo transcurrido desde la incorporación al día que se recibe el dinero sea breve. Esto último es ineludible para permitir que el incorporado no entre en una espiral de endeudamiento al tener que refinanciar los préstamos por el enorme retraso en la percepción del dinero a el debido”.

También sería deseable eliminar la exigencia de que la maquinaria y otro material sea de nueva adquisición. Por economía, ahorro de recursos, control de la contaminación, optimización de recursos y posibilitar que desde el principio de la instalación de la explotación está tenga una dimensión adecuada. Como ejemplo, un joven incorporado con ganadería necesitará un tractor, pero no necesita que éste sea nuevo, con uno de segunda mano puede satisfacer las necesidades de la explotación, ya que lo usará pocas horas y para trabajos ligeros. En el mismo caso se encuentran muchas explotaciones agrícolas que tampoco necesitan un tractor nuevo debido al volumen de la misma, pero sí les sería necesario adquirir una amplia variedad de máquinas como complemento a la actividad, algo que con las condiciones actuales de acceso a la ayuda supondría un inasumible nivel de endeudamiento. Es por eso que muchas explotaciones nacen ya inviables. En lugar de ser autosuficientes, se ven en la necesidad de recurrir a empresas de servicios. Deben optar entre endeudamiento o gasto.

Otra tara del actual sistema es que al joven que se incorpora con ganado, la ayuda a la financiación por la adquisición del activo no se contempla, es el ganadero a calzón quitado quien debe afrontar la totalidad de la inversión.

Desde la Unión de Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha no entienden como a posteriori los políticos se sorprenden de la escasez de incorporaciones o de que, pasados los años de compromiso como agricultores, se den casos de abandono de la actividad agraria. En un sector con una media de edad de 61 años, ya de por sí difícil, el iniciar con una mala base conduce al fracaso, y a la renuncia a iniciar esta aventura

¿Pobres jóvenes agricultores o jóvenes agricultores pobres?

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

tres × 4 =