Advierten de perjuicios de proyectos de energías renovables en el campo de Castilla-La Mancha

Argumentan que la demanda de energía eléctrica en la región no justifica este volumen de nuevas instalaciones, que, dada su “gran eficiencia”, necesita destruir 1 hectárea de cobertura vegetal (árboles, vides, o cultivos herbáceos) para producir 1 solo MW de energía eléctrica

Un grupo de ciudadanos ha iniciado una recogida de firmas contra la instalación de proyectos de energías renovables en terrenos rústicos o parajes naturales de especial relevancia de Castilla-La Mancha. La campaña se desarrolla a través de Change.org hasta el próximo 3 de diciembre.

Además, han presentado alegaciones al borrador de “Anteproyecto de Ley de Medidas Económicas, Sociales y Tributarias frente a la despoblación y para el desarrollo del medio rural en Castilla la Mancha”.

Indican que la región tiene la mayor superficie de parques solares fotovoltaicos de toda España y es la segunda en energía eólica, pero, a pesar de ser conocidas como “limpias y sostenibles, se oculta su efecto negativo sobre la cobertura vegetal que destruyen estas instalaciones y que afectan irreversiblemente al paisaje, a la biodiversidad de la zona y alteran las actividades locales como agricultura, ganadería, pastoreo, caza o pesca”.

Destacan que Castilla-La Mancha es el primer viñedo de Europa y productora de alimentos únicos como el queso manchego o el azafrán de La Mancha, con una agricultura muy importante para el abastecimiento nacional y generadora de empleo y riqueza, además de contar con unos paisajes de prestigio universal, gracias a El Quijote.

Para su mantenimiento piden que el Gobierno regional modifique su legislación para contribuir a la conservación de los campos frente a la instalación “indiscriminada” de redes de energías renovables, como ya han hecho otras comunidades autónomas.

Se pregunta que “si cada vez que se instala un parque solar o eólico en suelo rústico, se destruye campo ¿eso es sostenible y ecológico?, ¿es Castilla la Mancha la región líder en destrucción de campo? Obviamente, al ritmo que va, sí. ¿Cuánto campo hay que seguir destruyendo para darse cuenta que hace falta una planificación del territorio y determinar qué zonas no son aptas para este tipo de instalaciones?”.

Argumentan que la demanda de energía eléctrica en Castilla-La Mancha no justifica este volumen de nuevas instalaciones, que, dada su “gran eficiencia”, necesita destruir 1 hectárea de cobertura vegetal (árboles, vides, o cultivos herbáceos) para producir 1 solo MW de energía eléctrica, lamentando que “se están dando facilidades a las grandes compañías eléctricas españolas y extranjeras para que, aprovechando los bajos precios del suelo rústico y las necesidades de algunos de sus propietarios -sin tener en cuenta a los arrendatarios, frecuentemente los verdaderos agricultores -, se instalen en gran parte de su territorio donde generarán  una energía limpia para el consumo de comunidades más ricas, ya sea en territorio nacional, o extranjero, como figura en algunos proyectos.

Por ello, piden:

-Que la instalación de parques solares o eólicos no pueda hacerse:

Ni en parajes naturales de especial relevancia, independientemente de su protección legal.

Ni en terrenos de uso agrícola o ganadero, importantes para el desarrollo rural de la zona tales como: cooperativas, denominación de origen, IGP, etc., ni en sus proximidades, especialmente en los ecológicos.

-Que se instalen preferiblemente:

En terrenos no rústicos.

Para autoconsumo, evitando los macroparques en los que hay que cablear grandes extensiones de tierra para trasladar la energía almacenada a los centros de consumo en grandes ciudades y que afectan no sólo a los terrenos que se venden a las energéticas, sino también a los colindantes.

 

 

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + cinco =