Vinos con Denominación de Origen, los favoritos de los consumidores españoles

Una tendencia que se consolida

En 2019, crecieron las compras de todas las categorías de vino, tanto en términos de valor como de volumen, salvo las de vino sin Denominación de Origen ni Indicación Geográfica Protegida. Son cifras a partir de los datos del panel de alimentación publicados recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv).

El valor del vino tranquilo con Denominación de Origen Protegida (DOP) creció por séptimo año consecutivo y marcó su máximo histórico con 608,7 millones de euros (+3,4%), 20 millones más que en 2018 y primera vez por encima de los 600 millones. El OeMv destaca que lideró el valor de las compras en alimentación con el 57% del valor total, creciendo en los últimos 5 años en más de 100 millones de euros (505 millones en 2014).

En volumen, registró un incremento del 1,4% hasta los 138,8 millones de litros, el 39% del total y cada vez más cerca de superar al vino tranquilo sin DOP ni IGP, categoría que marcó en exclusiva la caída global al registrar un descenso del 7,9% hasta los 148,6 millones.

El vino sin indicación

El vino sin indicación también fue el único que cayó en valor, un 5,2% hasta bajar ligeramente de los 210 millones de euros, el peor dato desde que tenemos registros, como también ocurre en volumen. Su precio medio subió un 3% hasta los 1,41 €/litro, el más alto hasta la fecha, pero muy inferior aún al del resto de categorías.

La evolución de las dos principales categorías en los últimos años ha sido radicalmente opuesta: hace 20 años, el consumo de vino tranquilo sin DOP ni IGP se situó en los 481 millones de litros; el destinado a vino tranquilo con DOP, en apenas 81 millones, mientras que el valor del vino sin indicación casi duplicaba al del DOP (416 frente a 227 millones de euros).

Los datos muestran, por tanto, una tendencia bien definida: los españoles cada vez apuestan más por los vinos con mayor valor añadido, en detrimento de aquellos más económicos.

Cavas y espumosos con DOP

Respecto a otras categorías, el consumo de cava y espumosos con DOP volvió a crecer, tras dos años registrando pérdidas. Sus compras en alimentación alcanzaron los 24 millones de litros (+1,3%) y los 129 millones de euros (+2,6%), a un precio medio superior al resto de categorías, con 5,35 €/litro (+1,3%), el mayor desde los 5,65 euros de 2009. Parece recuperarse el consumo de este tipo de producto, que sigue lejos aún de las cifras de años atrás.

Vino con IGP

El vino con Indicación Geográfica Protegida (IGP), también conocido como “Vino de la Tierra”, cobra presencia en los hogares españoles al ser el que más creció tanto en valor (+22,8%) como en volumen (+14,7%) respecto a 2018, hasta alcanzar los 64,4 millones de euros y los 25,8 millones de litros. Fue, a su vez, el que más subió de precio (+7% hasta los 2,50 €/litro).

Vino de licor, de aguja y bebidas con vino

Buen año también para el vino de licor, cuyas compras aumentaron un 6% en volumen y un 5,4% en valor, hasta los 12,3 millones de litros y los 44,5 millones de euros, a un precio medio estable (de 3,64 a 3,62 €/litro). El vino de aguja bajó de precio un 2,8% hasta los 2,86 €/litro, de ahí que creciera el doble en volumen (+6%) que en valor (+3%), hasta los 5,3 millones de litros y los 15,3 millones de euros.

Por otra parte, el consumo de bebidas con vino, categoría que incluye sangrías, tintos de verano y aromatizados, creció un 2,7% en volumen hasta los 74 millones de litros, pese a subir de precio un 5,2% hasta los 1,64 €/litro, lo que elevó su valor un 8% hasta los 121 millones de euros.

Si se suman los datos de bebidas con vino a los del conjunto de vinos, desde el OeMV señalan que 2019 registró un récord histórico en valor con 1.192,5 millones de euros (+3,1%), superando el máximo histórico hasta ahora, que databa de 2009, con 1.134 millones. El volumen total sigue siendo el más bajo se la serie histórica con 428,9 millones de litros (-1%), pese a la subida de bebidas con vino.

Diciembre, el mes de las grandes ventas

Cabe destacar el gran aumento del consumo de vino en alimentación registrado en diciembre, mes que siempre ha liderado las compras en este canal al coincidir con las fechas navideñas. Así, los datos de diciembre muestran un incremento del 4,7% en volumen y del 12,9% en valor, hasta los 49 millones de litros y los 211 millones de euros.

Fue un mes especialmente bueno para el vino con tranquilo con DOP, el vino con IGP y el vino de aguja. Crecieron también a muy buen ritmo cava y espumosos con DOP, cuyas compras en diciembre representaron más un tercio de las realizadas en el conjunto del año (8,3 para un total anual de 24 millones de litros), con caída del vino tranquilo sin indicación y con el vino de licor relativamente estable.

Los envases favoritos

La botella de 75 centilitros sigue siendo claramente el envase más adquirido en el canal de alimentación español, representando el pasado año el 60% del volumen y el 82,8% del valor total adquirido en la alimentación española durante 2019, con 212,6 millones de litros (+1,7%) o 283,5 millones de botellas, y 887,6 millones de euros (+3,8%). Su precio medio subió hasta los 4,17 €/litro (+2%) o 3,13 € por botella. De todos modos 2019 ha sido un muy buen año para el vino en formato bag-in-box.

El envase de 1 litro es el segundo más adquirido con 75,2 millones de litros (2,9%) y 88,6 millones de euros (-2%). En este caso, los datos ofrecen un desglose en tres subcategorías: el cartón lideró claramente las compras con 60,4 millones de litros (+0,5%) y 61,3 millones de euros (+1,5%), creciendo ligeramente respecto a 2018. En cambio, las compras de botellas de 1 litro cayeron casi un 25%, hasta bajar ligeramente de los 10 millones de litros y situarse en los 18 millones de euros. En el polo positivo encontramos a la categoría “otros 1 litro”, con excelentes subidas, sobre todo en valor.

Respecto al consumo de vino en envases de más de 1 litro, cerró 2019 con descensos del 11,5% en volumen y del 5,9% en valor, hasta los 62 millones de litros y los 80 millones de euros. En este caso, encontramos cuatro subcategorías: gran año para el vino en formato bag-in-box, cuyas compras en alimentación aumentaron un 8,2% en volumen y un 18,5% en valor, hasta rozar los 9 millones de litros y los 12 millones de euros, a un precio medio casi un 10% mayor (de 1,21 a 1,33 €/litro). Crecen también las compras de cartón (+11% en volumen y +14,8% en valor), mientras que botellas y “otros >1litro” siguen siendo los más consumidos, aunque registraron fuertes caídas que marcaron el descenso global de la categoría.

Por último, los envases de menos de 75 cl. crecieron en 2019 un 10,6% en volumen y un 6,7% en valor, hasta los 5,1 millones de litros y los 15,2 millones de euros, tras un mes de diciembre especialmente bueno, con subidas del 37%. Su precio medio bajó en 10 céntimos respecto a 2018, hasta los 2,97 €/litro (3,5%).

La evolución por colores: blanco, tintos y rosados

Los vinos tintos siguen siendo los más consumidos de forma clara, aunque los blancos cobran bastante relevancia tanto en la categoría de vinos con DOP como en la de vinos sin indicación. Los rosados con DOP evolucionan mucho mejor que los rosados sin indicación.

El vino tranquilo con DOP en 2019 solo creció el volumen adquirido de vino blanco (+10% hasta los 33,6 millones de litros), con leves caídas de alrededor del 1% tanto para tintos (99,2 millones de litros) como para rosados (6,1 millones). Sin embargo, las tres categorías crecieron en valor: el blanco gana cuota al crecer un 9% hasta los 142,7 millones de euros, si bien el liderato de tintos es muy claro, con 446,2 millones (+1,8%). A bastante distancia se encuentran los rosados, con un aumento del 2,6% hasta rozar los 20 millones de euros. El blanco fue el único vino con DOP que bajó de precio respecto a 2018, aunque apenas un 0,9% (de 4,29 a 4,25 €/litro). En cambio, el precio del tinto con DOP subió un 2,8% (de 4,38 a 4,50 €/litro), y un 3,9% el de rosado con DOP (de 3,15 a 3,27 €/litro).

En cuanto al vino tranquilo sin DOP ni IGP, entre los vinos sin indicación, la buena marcha de los blancos no compensó la fuerte caída de tintos y rosados.

El tinto sigue siendo el más consumido con 71,2 millones de litros (18%) y 96,5 millones de euros (16,2%), si bien el blanco se le acerca cada vez más, con 66,7 millones de litros (+6,6%) y 88,3 millones de euros (+11%). El rosado cerró el año en los 8,4 millones de litros (-13%) y en los 13,5 millones de euros (6,5%); un excepcional mes de diciembre suavizó su caída anual.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + 1 =