Cava y vino afrontan con optimismo la campaña navideña en año de recuperación

Tras la fuerte caída sufrida en 2020 por las restricciones de la pandemia

El sector del vino y los espumosos, en particular el cava, afrontan esta campaña navideña con optimismo en un año marcado por la recuperación del consumo, tras la fuerte caída sufrida en 2020 por las restricciones de la pandemia.

Después de que el año pasado las ventas de cava se redujeran un 14 %, el sector espera cerrar 2021 con cifras similares a las de 2019 y la Navidad es un buen momento para impulsarlas, ya que está en juego el 30 % del negocio de todo el año.

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Cava, Javier Pagés, subraya a Efeagro que, a diferencia de las fiestas navideñas de 2020, este año la restauración está más activa, sobre todo en el mercado español, donde tiene un peso importante para el consumo de espumosos.

«Es difícil aún predecir (cómo será la campaña), pero la tendencia es muy buena, hay mucho consumo estos meses y tenemos que acabar de ver cómo este se materializa», apunta Pagés.

Entre enero y septiembre, las expediciones de cava alcanzaron los 170 millones de botellas, el 16,45 % más que en el mismo periodo de 2020, con crecimientos tanto en el mercado nacional como en el internacional, donde el cava exporta más de dos terceras partes.

Entre los destinos destaca Estados Unidos, donde las ventas aumentaron un 63 %, situándose como el segundo mercado por detrás de Alemania y por delante de Bélgica.

Campaña de Navidad

Respecto a esta campaña de Navidad, Damià Deàs, presidente de la Asociación de Elaboradores de Cava (Aecava), que representa al 85 % de las bodegas, señala que tienen «buenas sensaciones» por cómo está reaccionando el mercado, a pesar de que últimamente hay más miedo por la expansión de la variante del coronavirus ómicron.

Ante la posibilidad que suban las tarifas a principios de 2022, los distribuidores domésticos o internacionales pueden estar interesados en hacer más acopio en esta época del año para evitar la subida, según Deàs.

La pandemia ha reforzado, además, la presencia de muchos elaboradores en la distribución y la venta por internet, aparte de las ventas propias de la hostelería y las tiendas especializadas.

Fuentes del grupo Freixenet, con un 20 % de cuota de mercado en España, comparten el ambiente de optimismo en el sector y han observado en el último año una tendencia a la «desestacionalización, elevada exportación y diversificación».

A nivel nacional, aseguran que el consumidor está más acostumbrado a consumir el cava con motivo de alguna celebración, pero la situación cada vez es más similar a la de otros países, donde el consumo es más habitual a lo largo del año, en momentos como el aperitivo.

Impulso a la recuperación

Tras el descenso de las ventas en un 20 % en 2020, el sector del vino en general también está recuperándose y en octubre pasado volvió a superar los diez millones de hectolitros de consumo nacional tras trece meses consecutivos por debajo de esa cifra.

El director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez, recalca que las ventas llevan una «evolución bastante buena», a pesar de los problemas de transporte y del encarecimiento de muchos materiales auxiliares como el cartón o el vidrio.

No descarta que la recuperación se frene un poco en el último periodo del año en el mercado nacional debido a las cancelaciones de comidas de Navidad por la covid, y confía en los principales mercados internacionales, que permitieron sobrevivir al sector en 2020 y este año acumulan crecimientos de dos dígitos.

Denominación de Origen Calificada Rioja

En la Denominación de Origen Calificada Rioja, el director general de su Consejo Regulador, José Luis Lapuente, resalta la intensa actividad que han llevado a cabo los operadores en noviembre de cara a la campaña de Navidad.

«Lo único que tenemos que esperar ahora es que la sexta ola del coronavirus no tenga un efecto negativo en la hostelería combinando las medidas con la prudencia», afirma Lapuente, que apuesta por culminar el ejercicio en valores anteriores a la pandemia, con la comercialización de unos 350 millones de botellas en 2021.

Ya mira hacia 2022, del que espera un resultado positivo por más que el inicio del año pueda ser «titubeante», tras una cosecha de 2021 que ha generado muchas expectativas en términos de calidad. EFEAGRO

 

Publicidad

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

veinte + 4 =