El Gobierno de Aragón pide reconsiderar la prohibición de la quema de restos de podas agrícolas

Así lo ha trasladado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en una carta

Quema restos de poda

El director general de Medio Natural y Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Diego Bayona, ha remitido una carta al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) en la que le solicita que reconsidere el artículo 27.3 de la Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular que prohíbe, de manera genérica, la quema de residuos de poda o tratamientos selvícolas.

La norma permite únicamente la quema de estos residuos de manera excepcional por razones de carácter fitosanitario. Ante esta disposición, el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón emitió en octubre una orden para que se puedan realizar quemas amparadas en medidas fitosanitarias y siempre excepcionalmente.

La prohibición estatal causó malestar a los agricultores, ya que solo tienen posibilidad de quemar estos restos, por ejemplo, las de podas de árboles, por cuestiones de sanidad vegetal.

Diego Bayona considera que la norma “echa por tierra” toda la labor e inversión realizadas por el Ejecutivo autonómico en la prevención de incendios en el sector agrícola, al tiempo que dijo que “los agricultores son los primeros interesados en la limpieza de sus campos y en cuidar su entorno; y estas quemas siempre se realizan con todas las garantías de los servicios técnicos del Gobierno de Aragón”.

En el escrito, el director general sostiene que “regular la actividad permite concienciar y sensibilizar al territorio, mientras que prohibirla, provoca un efecto de rechazo hacia las políticas de prevención de incendios forestales”.

Esta restricción, incluida en la norma estatal con la que se transpone una Directiva europea, genera muchos problemas -a juicio de Bayona- para seguir utilizando el fuego “como una herramienta fundamental para la gestión forestal y la agricultura”.

En la misiva advierte que “puede afectar gravemente a la rentabilidad económica de cultivos ya muy residuales, como el almendro y el olivo, actividades clave para potenciar y mantener el tan necesario paisaje mosaico que evita que los incendios forestales alcancen más extensión”.

Quema de restos de poda e incendios

En ese sentido, el director general alerta del gran peligro que entraña mantener los campos llenos de restos de podas en caso de producirse un incendio. “No olvidemos que estos restos de material orgánico, cuando se secan, suponen un excelente combustible para las llamas. E imaginemos que las zonas agrícolas, habitualmente limpias gracias a la labor de los agricultores, a partir de ahora permanecen llenas de restos vegetales porque no se les permite, por ley, quemar los restos en las épocas adecuadas para hacerlo. Esto puede suponer un riesgo a corto y largo plazo que, estamos seguros, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico no ha valorado lo suficiente”, lamenta.

Gamarra defiende que, “si bien es una ley necesaria, que además recoge la trasposición de las directivas europeas para mejorar la gestión de los residuos, se debe reflexionar si todos los restos orgánicos procedentes de actividades como la agricultura o la silvicultura deben tratarse de forma rígida y por igual en todos los casos, porque la realidad del sector es dispar y muy heterogénea”.

En este sentido, Gamarra precisó que en Aragón hay muchas explotaciones de pequeño o mediano tamaño “para las que tratar los diferentes restos vegetales y darles salida es un gran problema a día de hoy”.

Por ello, el director general de Cambio Climático y Educación Ambiental considera que se es preciso que “la normativa se adecúe a nuestra realidad y que contemple diferentes opciones y tiempos de aplicación”.

Publicidad

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

8 − cinco =